Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

jueves, 16 de enero de 2014

4

Hace cuatro años empecé a compartir por aquí (a)l(gun)as cosas que se me ocurrían. Hace cuatro años yo no sabía qué eran las integrales de volumen, cómo se transmitía el calor o para qué servía la lógica conmutacional.

Hace cuatro años mi abuela aún cocinaba galletas de mantequilla conmigo todos los veranos y mi abuelo se las comía después. Mi tía perdía las gafas y el perro de mis primas se rebozaba por el barro feliz.

Hace cuatro años no le dije a nadie que estaba "publicando" lo que escribía.

Hace cuatro años no conocía a muchas de las personas con las que ahora comparto mi día a día. Hace cuatro años ni siquiera sabía que se podía conocer gente genial después de los 20.

Hace cuatro años hacía bizcochos, galletas y tartas, pero nunca había hecho sushi ni berenjenas rellenas de queso.

Hace cuatro años nunca había suspendido (¡Qué tiempos aquellos! ¿Eh?)

Hace cuatro años no había leído aún nada de Dostoyevsky, de Tolstói, de Austen o de Huxley. (Qué época tan ignorante).

Y es que el tiempo pasa y corre y vuela en ocasiones. Y cuando te paras a mirar hacia atrás han pasado 4 años, has perdido personas, has ganado conocimientos, has perdido batallas, has ganado guerras, has conocido personas, has desconocido a otras. Y no tienes ni idea de qué será de ti en de 4 años.

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total