Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

jueves, 29 de septiembre de 2011

Me voy a suicidar, no temas.

Voy a suicidarme. Bueno, a suicidar una parte de mi vida. Una parte de mi vida 2.0, la vida 1.0 es demasiado preciada como para dañarla a conciencia. Supongo que esto es una nota de suicidio. Rara, porque seguiré viva después de llevar a cabo el 'suicidio'. Pero no se me ocurre otra forma de llamar al acto de acabar con parte de tu vida 2.0. Así que lo dejo en suicidio.
Voy a 'suicidar' mi Tuenti, por una buena temporada. Porque sólo me sirve para perder el tiempo, responder mensajes. Hace ya mucho que dejé de cotillear. Quizás las vidas de mis 'tuentiamigos' se volvieron  aburridas o quizás he sido yo la que ha cambiado. Ahora desde luego Tuenti se me antoja bastante aburrido. Así que no encuentro razones para continuar algo que no da satisfacciones. Tuenti lo suicido hoy.
Dentro de unos días suicidaré Fb. Hay un motivo concreto para la tardanza en darle pena de muerte a esta red, pero no viene al caso. Suicidaré Fb porque 'o todos moros o todos cristianos' y porque la gente que me quiere, sabrá dónde encontrarme.
Tumblr y G+ supongo que no les haré nada. Porque no entro a diario. Más bien una vez a la semana. Y porque son redes tranquilas, con poca gente (al menos yo tengo poca gente).
Y por último, suicidaré o pondré un tiempo en coma Tuiter. Esto es culpa de los tuiteros a los que sigo. Llegan elecciones y, sinceramente, las discusiones políticas por tuiter me cansan. Así que dejaré tuiter un tiempo. probablemente entre de vez en cuando a responder menciones. O entre si recibo notificación de privados. Que en el fondo Tuiter es mi red favorita. Pero no haré como hasta ahora, eso de leerme todos y cada uno de los tuits que publicáis. Porque yo soy de esas que leen lo que escriben todos sus 'following'.
Así que, por un tiempo, reduciré mi vida 2.0 al correo electrónico y al blog. Sí, este blog. Le tengo demasiado cariño como para dejar de venir a diario a contarme todas las tonterías que me pasan por la cabeza.
En fin, no es una noticia alarmante. Volveré a las redes por Navidad. Para felicitaros a todos y porque todo lo bueno suele volver por Navidad. Y yo no podía ser menos. Así que, probablemente, más que un suicidio es un coma inducido.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Buenas noches, le dijo.

Entró. Había un hombre muy raro dentro, pero ya llegaba un poco tarde y no quería atrasarse más.
-Buenas noches, le dijo. Silencio. Cómo odiaba a los vecinos que no cortaban el silencio tan molesto que se forma en los ascensores. Lo volvió a intentar. -Parece que ha llovido esta noche. ¡Si es que el tiempo está loco!
-Buenas noches.
Se bajó y salió. ¡Qué maleducado y qué raro era ese tipo! Le dio un escalofrío. Quizás debía haber cogido una bufanda. Pensó en tomar un taxi, pero no merecía la pena. No iba tan tarde y así haría un poco ejercicio. Que le vendría muy bien, porque desde que María... Pero no quería pensar en eso ahora. Siguió caminando...

Volvió la esquina, ¿le seguían? No. Falsa alarma. El encapuchado del ascensor al parecer había decidido cambiar de camino. Ya llegaba 20 minutos tarde, todo por culpa de ese hombre tan raro. No era Halloween, ni fin de año ¿quién en su sano juicio podría caminar con esas pintas una noche de martes por Madrid? Sacudió la cabeza, procurando quitarse la imagen de la cabeza. Había quedado con Lucas y Juan, donde siempre. Igual que siempre. En realidad eso de ir todas las noches al mismo bar estaba empezando a cansarle. Con María nunca iba allí. Claro que, desde que María le dejó, cambió mucho su vida. De hecho, empezó a ir a ese bar para "superar" a María. ¡Como si las personas se superasen! Las personas se olvidan, o no. Pero no se superan. Lo que todos llaman superarlas es el momento en que las has olvidado. Y son otros las que te las recuerdan. Pero ya no eres tú quién las recuerda en cada detalle.

Dos manzanas más y habría llegado. Notó el móvil vibrar en el bolsillo de la gabardina. Lo cogió y lo miró. Era Juan. No le apetecía cogerlo, así que lo volvió a guardar. Ya le diría por qué llegaba tarde cuando llegase.
Oyó algo detrás. ¿Eran dos sombras lo que dibujaba esa farola? Paró en seco. Se volvió. Ahí estaba otra vez el encapuchado. Iba a tener unas palabras con ese tipo.

Se encontró cara a cara con la muerte. Le increpó y le exigió que dejara de seguirlo. Y sin dejar a la muerte explicar sus motivos, se volvió y continuó hacia el bar. Se había encontrado cara a cara con la muerte. Pero fue su rutina la que acabó con él.


miércoles, 21 de septiembre de 2011

Las cosas que quiero hacer este año:

Mis propósitos para el nuevo año son: ¿Cómo? ¿Que no empieza un año? Bueno, llevo midiendo los años según al año lectivo desde que tuve conocimiento del tiempo, así que creo que puedo pasar mis "New Year Resolutions" a septiembre, que seguro que son más efectivas de cara a los estudios. Así que, ahí van:
1.- Dejar de morderme las uñas. Si tienes el gusto (¿la desgracia?) de conocerme en persona y me ves mordiéndome las uñas desde hoy, pues regáñame, pégame (sin hacer daño) o haz lo que quieras. Pero no me dejes morderlas, que quiero tener unas manos bonitas.
2.-Caminar derecha. Me lo han dicho mucho, que voy encorvada, que me va a salir chepa etc. Este verano @Arialco me lo recordó por enésima vez. Me dijo que camino como un velocirraptor, porque voy encogida y mordiéndome las uñas, así que, bueno, quiero remediarlo. Aunque he mejorado mucho gracias a no tener que llevar tantos libros a la uni, quiero ir todavía más derecha. Claro que, si dejo de morderme las uñas supongo que la postura velocirraptor se curará sola.
3.-Volver a comer sano. En la universidad he perdido la costumbre de las ensaladas y la quiero recuperar. Cinco al día.
4.-Hacer ejercicio. Todos los días un poco, ya sea caminar, montar en bici, o lo que sea. Pero algo de deporte, que no quiero terminar la carrera gorda cual tonel cervecero.
5.-Estudiar más. Iba a poner "estudiar todos los días", pero no es bueno plantearse objetivos imposibles. Así que bueno, lo dejo en estudiar más, que nunca está de menos.
6.-Ahorrar. Ahorrar mucho para que, cuando me de la vena consumista, tenga dinero. Será todo lo superficial que quieras, pero nunca sobra el dinero.
7.-Sacarme el carnet. Que ya voy bastante tarde, y no quiero llegar a los 20 sin carnet. Este es uno de los objetivos más fácilmente alcanzables así que supongo que lo conseguiré.
8.-Volver a publicar con asiduidad. Que desde junio o julio estoy dejando el blog un poco de lado (por Twitter) y no me gusta eso.

Y bueno, estos son mis propósitos a corto plazo por el momento. Probablemente con el paso del tiempo se me ocurran más.


sábado, 17 de septiembre de 2011

Irónico, ¿no?

Ahora que existe Google Translate, ya no sirven los idiomas para desahogarse sin ser comprendido. Antes yo podía hablar en inglés, y muchos no me entendían. Pero ya no. Ahora todo el mundo sabe inglés, francés, alemán. Y seguro que alguien entiende lo que dices en medio de una conversación. Y ya por escrito, pues mucho peor. Porque Google lo sabe todo. Y basta con hacer copy-paste para saber que esos caracteres árabes del estado de fulanito significan "Vete a la mierda, pedazo de xxxx" y que la entrada de menganita, esa que parece élfico pero probablemente sea hebreo, pues dice que quiere mucho a fulanito y que está destrozada por haberle perdido. Pues mira, para eso escribís en español y nos ahorráis el trabajo a los lectores. Aunque, en el fondo, yo les comprendo. A mí me gustaba eso de poder decir algo y que nadie supiera lo que significaba. Te daba una especie de poder, el poder que otorgan los secretos supongo. El poder de la exclusividad, quizás.
Ahora están los que escriben en idiomas que desconocen totalmente, ya sabes, porque queda muy guay poner tu estado en ruso o en chino cuando no sabes ni decir que sí en ese idioma. Yo suelo escribir en español, que para algo soy española. Aunque a veces sí que escribo en inglés. Sólo cuando estoy pensando en inglés. Cosa que no ocurre muy a menudo. Escribo en inglés cuando recuerdo algún verbo que me guste especialmente o alguna palabra. Squeeze, por ejemplo, siempre me encantó. Y "to fall in love" tiene su punto. Y también escribo en inglés cuando veo que podré hacerme comprender mejor en este idioma.
En el fondo, lo que más me gusta es ser irónica. Adoro la ironía en todas sus versiones. Y adoro los que pillan la ironía y no me dejan tirada en medio de una conversación. Adoro la ironía porque me hace reír, me resulta ingeniosa y porque no se puede traducir. Se pilla o no se pilla. Como el humor negro, la capacidad para ser irónico y entender la ironía se tiene o no se tiene. Como los brazos (que la comparación con las piernas está ya muy vista). Y también adoro el sarcasmo y las metáforas. Y cualquier otro tipo de juego con el lenguaje. Cualquier otra transformación que haga que las palabras cobren un significado que una máquina sea incapaz de darles. Probablemente deberían inventar el Grado en Filología del Sarcasmo y la Ironía, porque muchas veces son una lengua nueva (con permiso de lingüistas y filólogos). Sobre todo deberían inventarlo para todos aquellos desafortunados incapaces de pillar una ironía. Bueno, y también por los que sufrimos a esos desgraciados.

PD: bicheando por internet me he enterado de que se creó un emoticono: (؟) para dar a entender en una conversación escrita que se está siendo irónico. Lo veo ligeramente estúpido, la gracia de la ironía está en pillarla sin que te digan que es ironía. Pero, en fin, así va el mundo. (؟)

jueves, 15 de septiembre de 2011

Se puso tacones,

Se puso tacones, para colocarse unos centímetros más lejos de la realidad. Se puso sus tacones favoritos, los más altos, los que jamás le hicieron daño. Esos con los que sentía que las cosas irían a mejor. No se puso gafas, ese día no tenía necesidad de recordar todos los detalles. De hecho, teniendo en cuenta el día que la esperaba, ir sin gafas era la mejor elección que había tomado. Así los recuerdos se tornaban borrosos más rápidamente y el tiempo traía el olvido antes.
Se puso unos vaqueros ya algo viejos y su mejor camiseta. Claro que su imagen no era lo importante. Salió de casa. Había olvidado los cascos. Quería echarse a llorar, pero se había maquillado explícitamente para que su coquetería le impidiera entrar en crisis. Todo por no llevar un Rímmel corrido. Muchos la habían tachado de frívola cuando explicaba sus razones, pero es que cuando de ese tema se trataba, sus lágrimas sólo decidían quedarse en casa si se había esmerado mucho con el maquillaje. Volvió a casa y recuperó el mp3. Sabía que sin música el día sería mucho peor, así que probablemente mereciera la pena llegar un poco tarde.
Salió a la calle vestida como una más. Una más de las muchas que viven evitando su vida. Que le dan esquinazo a la realidad cada vez que pueden. De las que viven por obligación y sueñan con otra realidad que no es la suya. Pero sin decidirse a hacer algo por enmendar sus vidas. Quería cambiar las cosas, eso lo tenía claro desde hacía ya casi un año, pero no sabía cómo. O más bien le daba miedo el cambio. Le daba miedo tomar las riendas de su vida y no poder culpar a nadie si las cosas salían mal.
Llegó, por fin, algo acalorada y con el pelo desmejorado. Se atusó las puntas y reorganizó los mechones más rebeldes. Y entró. Gritos. Otra vez quería echarse a llorar. Pero sabía que no debía. De hecho sabía que no podía. Aguantó el tipo, o más bien aguantó al tipo hasta que su turno terminó. Hasta que su vaso de aguante personal le amenazó con desbordar. Entonces caminó hasta ellos, les despidió con la mejor sonrisa de que fue capaz, y se encaminó a la puerta. Se puso cascos para no escuchar los gritos que a su alrededor se vertían. Para evadirse de una realidad poco placentera. De su realidad.
Y volvió a casa. En el mismo metro, la misma distancia, misma dirección, sentido contrario. Como las fuerzas del principio acción-reacción. Era la primera vez que pensaba en eso. Sus viajes siempre eran vectores opuestos y probablemente por eso su vida no llegaba a ningún destino. Sonrió. Se acordó de él y de lo mucho que le habría gustado oír su última reflexión. Él siempre entendía su humor. Bueno, ya no. Torció el gesto cediendo a una sonrisa amarga y zarandeó la cabeza en un intento fallido de sacarle de su mente. Hoy no era un buen día para acordarse de él.
Llegó a su parada, por fin y bajó. Caminó hasta casa, inmersa en pensamientos sin importancia. Pensamientos de los que llenan la mente y la ocupan e impiden pensar en lo verdaderamente importante. Pensamientos creados por el subconsciente para protegernos de los recuerdos más dolorosos o de pensar en un futuro que se augura más bien negro. Entró y, por fin, cerró la puerta consigo dentro. Apoyó su espalda en la puerta y lanzó un suspiro. No había nadie para escucharla, pero lo había visto en muchas películas y le gustaba imitarlas para que su vida no pareciera tan caótica. Ojalá las barreras físicas también lograran contener la mente. Ojalá los sentimientos fueran tan fáciles de bloquear.

lunes, 12 de septiembre de 2011

SimSocial

-¿Le has dicho ya que quieres dejarlo?
-No...
-¡¿Entonces cómo pretendes que se entere?!
-Mi Sim ha cortado con el suyo en Facebook... Eso vale, ¿no?

Hoy era mi cumpleaños

Hoy era mi cumpleaños, así que el despertador ha sonado cinco minutos más tarde. Ya sabes, para regalarme esos "cinco minutitos más" que siempre le pido. He bajado a desayunar y, como de costumbre, he cogido una taza cualquiera, y la he llenado. Y el cartón de leche ha decidido exprimirse hasta llenar la taza sin corona, porque aunque puedan gustarme las joyas, en lo que a ColaCaos respecta, prefiero la república en mi taza. Luego, lo típico: Murphy se compadeció de mi y mi tostada cayó boca arriba, el tostador me dejó las tostadas al punto y el microondas decidió no abrasarme la lengua como de costumbre, y me dio tregua por un día. Así que subí al baño. La pesa me regaló 5 kgs, otra explicación no le encuentro, porque yo no he encontrado los kgs perdidos por mucho que he buscado. Yo se lo agradezco, entiendo que tenía buena intención al regalármelos, pero creo que este regalo doméstico lo cambiaré en el mercado por otro tipo de pesos más válidos en bolsa. Lo que sí fue un detallazo, fue el armario, que me dejó una combinación preciosa de pantalón, zapatos, camisa y chaqueta al alcance de mi mano. Sin tener que buscar, sin quebraderos de cabeza. Le di varias veces las gracias. Así que me vestí y me fui. Y el autobús llegó a la parada a los 5 minutos de llegar yo. Para regalarme una agradable espera al sol mañanero. En el autobús, los desconocidos que me suelen acompañar han decidido regalarme sus sonrisas. Supongo que se me notaba en la cara que era mi cumpleaños.
He comprado bollería industrial, que hacía mucho que no tomaba. Mentira, he tomado hace poco, pero es que hoy me apetecía una dosis extra de azúcar. Y han caído dos piezas: una caña de chocolate y unos chicles. Porque era mi cumpleaños, y la máquina a la que quiero tanto se ha acordado y me ha hecho un ragalo. AL coger el ascensor, me ha subido hasta arriba y bajado el sótano antes de llevarme a mi planta. Para regalarme un bonito paseo con vistas a los paneles plateados. Comprende que el pobre no tenía mucho más que ofrecer. Así que me he sentado, a dar clase como tantas otras veces. Y la silla me ha regalado no chirriar. Los bolis no suicidarse en medio de la clase y el móvil no encender su luz de aviso de mensajes sin haber recibido nada. Y me he ido a casa, en otro autobús que ha llegado puntual. Y, tienes que creerme aunque parezca una historia digna de Cuarto Milenio; el conductor no me ha puesto reggaeton. Casi me emociono al subir y poder "escuchar" el silencio. Ha sido legendario. Y hablando de HIMYM, Megavideo me ha regalado 72 minutos sin exigir los 54 de pausa. ¡No me digas que eso no es un regalazo! Y luego, pues las cosas típicas. Las velas han decidido apagarse todas a una, Fuenteovejuna. Para regalarme algo de aliento que gastar en asuntos más importantes. No sé en qué lo gastaré aún, pero yo se lo agradezco, que nunca sobran las reservas de aliento. Sobre todo si te rodean seres egoístas que te dejan sin él cuando quieren. La tarta me ha dicho que no me preocupara, que comiera lo que quisera que ella había hablado con la báscula y yo no había engordado. Que la báscula no había encontrado nada mejor que regalar. Y me he ido a dormir, sin tener enchufado el portátil, on un 7% de batería y bajando. Pero era mi cumpleaños, y yo sabía que no se apagaría. Así que me ha regalado 30 min de adrenalina, internetizándome sin saber cuándo o haciendo qué se apagaría. El último regalo me lo ha hecho la cama. La almohada se había colocado unas vendas frías y estaba bien fresquita. Y las sábanas, por su parte, habían estado todo el día haciendo ejercicio para estar a la temperatura perfecta. Para regalarme calor en los pies.
Por eso escribo, porque los objetos me han hecho mil regalos hoy, y yo quería agradecérselo. A todos menos a la báscula, que le voy a decir que no puedo aceptarlo. Que se quede sus 5kg o me diga dónde los puedo cambiar.

PD: En realidad no era mi cumpleaños, pero bueno, supongo que eso ya lo sabías.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Cuestión de perspectiva.

Supongo que todo depende de la perspectiva. El mundo, créeme, no se ve igual desde unos tacones de 15 cm que desde unas sandalias gastadas y planas. Los zapatos dicen mucho. Dicen, para empezar, que tienes dinero para pagarlos. Y que estás acostumbrado a llevarlos. Porque hay otras culturas que prefieren ir descalzas. Y otras personas que no pueden permitirse comprar zapatos. Me gusta el dicho que habla de "ponerse los zapatos del otro" porque creo que tiene mucha razón. Si no tratas de ponerte en el lugar de otro(s) serás incapaz de comprenderle(s).
Y es que, de hecho, si no tuviéramos zapatos, no entenderíamos el placer que supone caminar descalzos. Por la hierba, por la arena de la playa, por la alfombra de tu cuarto o por el frío mármol de las escaleras. Toda la vida llevando zapatos ha hecho que nos resulte especial (y tentador) poder ir descalzos por determinados lugares. No hablo de volver a casa descalza porque te duelan los tacones, hablo de querer ir descalzo porque es un "lujo" que no te puedes permitir a diario.
Pero, por otro lado, si no hubiésemos caminado descalzos nunca, no comprenderíamos lo afortunados que somos por tener zapatos. Unos buscando más lugares en los que descalzarse y otros buscando unos zapatos que cubran sus pies. Somos afortunados por tener zapatos y poder decidir descalzarnos cuando nos apetezca, seguro que eso lo comprenden todos. O quizás algunos no lo comprendan aún. O no lo valoren. Para entenderlo habrá hecho falta, por lo menos, ponernos en los pies descalzos de quien no puede llevar zapatos. Comprender que algunos no van descalzos por gusto, comprenderlo desde nuestros zapatillas de andar por casa. Y desde nuestra posibilidad de descalzarnos cuándo y cuánto queramos. Irónico, ¿verdad? Yo creo que al final se trata de una cuestión de perspectiva.


miércoles, 7 de septiembre de 2011

Mi primer premio, ¡chispas!

Normas por ser premiad@:

1.Publicar en el blog una entrada que se anuncie lo siguiente.

+El nombre de la persona que te ha premiado y el enlace de su blog:
+Premiar a seis personas cuyos blogs te hayan parecido buenos, dejando su nombre y el enlace del blog y no premiar a nadie que ya haya recibido el premio.
+Especificar en la entrada que hay que anunciar todas las normas cada vez que se premie a alguien.

+Colocar la imagen del premio en la entrada.

+Contar tu mayor sueño.

2.Si no se acepta el premio se debe avisar a la persona que te premio (sí, esa soy yo) para que pueda premiar a otro.
--- 

Muchas gracias JusJuus por el premio y por tu blog que me gusta tanto leer:  http://jusjusalhabla.blogspot.com/
Y quiero premiar a:
+Kailer, con su blog: http://brainstorm-jaol.blogspot.com/ Porque leyéndole no me siento la única friki.
+Tuchi, con su blog: http://tuchidemas.blogspot.com/ Porque tiene una madurez deslumbrante para su edad.
+MenganaJr, con su blog: http://efemesvl.blogspot.com/ Por todas esas entradas que me han hecho sonreír.
+Pasteldefrutas, con http://enagostonosecome.blogspot.com/ Porque me gusta cómo escribe y para que su blog no quede en un intento.
+Alawen, con su blog: http://juguetesdealawen.blogspot.com/ Porque lo acabo de descubrir y simplemente, me encanta.
Y bueno, como no estoy muy puesta en esto, pues voy a premiar sólo 5.

2.-¿Mi mayor sueño? Es complicado. No tengo un único sueño y grande. Ahora mismo tengo mucho sueño y muchos sueños: terminar la carrera; viajar a cualquier lugar en cualquier momento; a largo plazo: formar una familia; tal vez escribir un libro. Y otras cosas que se me ocurrirán por el camino.


sábado, 3 de septiembre de 2011

La que tiene boca, se equivoca.

Yo no me equivoco, eso debes saberlo desde el primer momento. Y no es por ningún motivo en especial. Ni porque no hable mucho (que en cuanto cojo un poco de confianza me vuelvo una cotorra) ni porque mida mis palabras al centímetro ni porque sea especialmente inteligente. No. Yo no me equivoco y tengo el refranero popular de mi parte, apoyándome. Y es que dicen que el que tiene boca se equivoca. Y yo, como ya sabrás si alguna vez me has visto en persona, no tengo boca. Así que, lógicamente, no me equivoco. Y no hay más. No te creas que es algo que llevo sabiendo mucho tiempo. ¡Qué va! Lo de que no tengo boca lo sé desde hará unos dos años o así, antes de eso no me fijaba en mi cara. Lo de que entonces no puedo equivocarme lo he descubierto hoy. Y está genial. Porque ahora "ganaré" cualquier discusión (si es que las discusiones se ganan) usando solamente este argumento. Y si el otro se enfada, pues haré uso de otro dicho (que no sé si es muy popular, pero mi madre me lo decía mucho de pequeña): "el que se enfada pierde la razón". Es la típica frase que enfada todavía más a tu oyente, pero que le hará callar gracias al uso de un mecanismo muy humano llamado orgullo. Le dejas mudo. Porque no puede decir "yo no me enfado" ya que te estaría dando la razón; no puede enfadarse por el mismo motivo y sólo le queda aguantarse. Así que para nuestra próxima conversación ya lo sabes. Yo no me equivoco.

Miami

Miami. Sí, lo sé, hace mucho que volví y lo escribo ahora, pero necesitaba tener verdaderas ganas de escribirla antes de ponerme. Si no, no sale bien. Sé que no suelo hacer esto, entradas realmente personales con pelos y señales, pero esta quería dedicársela a las cinco señoritas tan guapas con quien compartí mi verano: @Arialco, @IreneTorresCW, @crisvalverde, Triana (sin Twitter) y @alexalcorta95.
Miami, como ciudad me encantó. Las playas, los rascacielos (eso sí son rascacielos, y no lo que tenemos por aquí), la gente, la comida, las palabras. Sé que lo echaré (lo echo) de menos y sé que volveré cuando tenga dinero.

Avión. Diluvio universal. Comer y dormir. Champán. ¡Cheers! Buscar aparcamiento. Harry Potter and the Deathly Hallows Part II y su consiguiente depresión. Irenes que se duermen en el cine. Dormir. Queso muenster. Jamón horneado. Patinar sobre hielo. Ver a los niños patinar mucho mejor que nosotras. Limping @Crasmir. Falling @Arialco. Dormir. Jet-lag. Entrar en hoteles que no son nuestros. "Hey, guys, how old are you? Fifteeen? Leave us alone!" Diluvio universal, segunda parte. Dormir. Manicure, pedicure. ¡Triana! Cheesecake Factory, para celebrar el cumpleaños de @Arialco. Bookstore. Bookstore. Have I mentioned the bookstore? "Be the change you wish to see in the world". Y ancianas extrañas que murmuran a nuestra vera. Dormir. Billetes. Supermercado: bizcocho reseco, pan de molde, bagels, jamón horneado, queso muenster, huevos (¿Al microondas?), Philadelphia, manzanas, leche. Cupimos en el coche. Viaje maravilloso, contemplando el paisaje, sobradas de espacio. Dj what you, what you waiting for? Oh, oh, oh, oh, oh, oh, oh, oh, oh. ORLANDO. Westgate resort. ¡Sapos y culebras! Bueno, culebras no. UNIVERSAL. Islands of Adventure. HULK. Montañas rusas. Guiris (¿Qué iba a haber aquí si no?). Chocolate. Chocolates. Chocolates negros. Chocolates con leche. Chocolates amargos. I want an Express Pass! Lines, queues or however you wanna call'em. The curious incident of the girls in the night time, or how to get 50 c out of nowhere. ROXY. Remember our blond friend? I do. Rolling in the Deep. Little Lion Man. @Arialco pierde un pendiente (¡Cómo no!). BBQ. "¡Wow! ¿Eso es una cabeza?" "Sólo no se peleen por la comida, ¿ok?" "Wey, men, bro, de pana, brother..." Juegos de cartas. Ron & Snapples. Transformers y Robots. "Tomen ustedes." "¿Judas?" "¡Está casada!" "La marta es un animal". Shots. Pictures (Someone should tell the guy to upload them to Fb or sth). Dormir. Universal Studios. Twister. Rip Ride Rock it, con Evanescense de fondo. Barney! Y el carrito empotrado contra el suelo. Realmente impactante. Hard Rock Café, cumpleaños de Triana. HULK. HULK. Descubrir que podemos montar en una montaña rusa después de comer una megahamburguesa y no morir en el intento. Wet n' Wild. If anyone is reading this you should really REALLY visit Wet n' Wild. Rocket. Water all over our bodies. Piscinas creadas para hundir a los que entren. Au revoir, Wet n' Wild! Bonjour Islands of Adventure! De nuevo Hogwarts, Hogsmade, ranas de chocolate, Grageas Bertie Botts de 1000 sabores... Apartamento. Piscina. "You know what I think? I think that black guys like you like white girls. WHITE GIRLS" Nos echan de la piscina. Dormir. Arepas. Mall. American Eagle, Claire's, unas zapatillas para @IreneTorresCW... BBQ/piscinada. The curious incident of @alexalcorta95 in the night time. Una rana. Se me escapó. Dormir. Maletas, duchas. ¡Al coche! Kiss me, ki-ki-kiss me. Weston de nuevo. Dormir. Nikki Beach. Friday's. Triana se va. No more Nicki Minaj jokes. Karts. Lo siento @Arialco y @crisvalverde, @IreneTorresCW quedó segunda. Paseos por "The Lakes" con Burbuja. Tus vecinos tienen un coche estilo Bumblebee. Compras, compras. Paseos. Conducir. Brownies. No me quiero ir. Esta noche no duermo.
Y es que, ¿a quién le voy a decir ahora "NICKI MINAJ!!!!!!" cada vez que suene Super Bass? ¿Quién me va a entender cuando hable de chocolates con leche, negros o amargos? ¿Y cuando diga que algo está arrechísimo, la rumba burda de (de)pinga o yo cheverísima? ¡Llama al Sol, que parece que llueve!Hulk, montañas rusas, Hard Rock Café. Mi niña bonita. All I care about is money, and the city that I'm from Miami es Party Rockets in the House Tonight y viajes en el coche a 7 mph. Tu, tu tutu, tuturú. Tu turu tututú. ¡PAPITAS! Con Minute maid Lemonade, burritos, brownies... AREPAS. ¡Ven  conmigo! Noches de conversaciones surrealistas, y mañanas de jet lag. Twitter, como no, cotilleos vía Facebook y fotos. La Melodía. Muchas fotos. Fuimos al Niágara en Bicicleta. Y lo cruzamos. Y cupimos en un coche de 5, apretadas pero felices.
Y mil otras cosas más.

Y como sucedió en Miami, en Spanglish se queda.

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total