Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

lunes, 30 de mayo de 2011

Y te preguntarás: ¿por qué?

Sólo sientes impotencia. Es injusto. No debería pasarte a ti. Al fin y al cabo, ¿qué has hecho para merecerlo? Frustración. Eres incapaz de remediarlo. No tiene remedio. No hay nada que puedas hacer que vaya a cambiar las cosas. Y te preguntarás: ¿por qué? ¿Por qué tiene que ser tu madre, tu abuela, tu amiga, tu padre? ¿Por qué no puede ser el padre del vecino, o el marido de alguien que vive a 500km de ti? No hay explicación que valga. No valen los "se va a curar", porque en el fondo sabes que no son verdad, y sólo sirven para incrementar la impotencia. No valen los "es ley de vida", porque no quieres que sea ley de vida, porque quieres poder hacer algo para remediarlo, porque quisieras ir en contra de la primera y más importante ley que rige la vida: la ley que dice que todos, antes o después, moriremos.
Pasarán los días, seguirás adelante. Hasta que no tenga lugar no te decidirás a empezar a asumirlo. Y ni siquiera cuando suceda querrás verlo. Ojos que no ven corazón que no siente. O sí. Y pasarán más días. Seguirás viéndola o seguirás hablando con ella. Parecerá que la enfermedad remitió ligeramente, y dormirás ligeramente más tranquila. Pero tu conciencia seguirá alerta. Porque aunque te niegues a hacerte a la idea de que las personas que más quieres se pueden ir, en el fondo sabes que va a ocurrir. Y que el paso del tiempo lo único que hace es acercar el momento.
Unos días estarás más contenta, otros días no habrá nada que logre sacarte a ese ser querido de la mente. Y pasarán los días. Y el momento se acercará. Cualquier llamada desde un número privado logrará acelerar tu corazón como nada lo había hecho antes. Temerás coger la llamada que confirme tus más temidas sospechas. Pero, un día, más o menos lejano, esa llamada llegará. La cogerás. Y tu mundo se derrumbará. Se fue. No quieres asumirlo. Se fue. Ya no está. Probablemente en el momento no lo asumas. Llores o no, los primeros días serán para hacerte a la idea. No puedes asumirlo. Irás al funeral, o tal vez no puedas ir. Pero ni la imagen de su cuerpo siendo enterrado te convencerá. Porque no puede ser verdad. Porque no es justo. Porque la vida no puede apagarse de esa forma. Menos aún en una persona a la que habías querido tanto. Pero pasarán los días. Dejarás de recibir los mensajes de apoyo, los demás asumirán que estás bien. El protocolo no dice nada de llamar para interesarse por la salud de los familiares y amigos del muerto cuando han pasado, por ejemplo, dos meses de la muerte. Pero en tu interior seguirás sin creerlo. No podrás controlar en un acto reflejo hablar en presente, llamar a su número y preguntar si se puede poner. O sonreír al ver algo que le hubiera gustado y tomar nota mental para enseñárselo. Y pasarán los días. Uno tras otro. Pero tú seguirás sin entenderlo. Querrás rebelarte contra la vida. Contra el destino, contra todo. Aún sabiendo que no serviré de nada. Miles de preguntas sin respuesta en tu cabeza. ¿Por qué ella? ¿Por qué ahora? ¿Por qué no dentro de 20 años? Y, al final, sólo te preguntarás: ¿por qué?

domingo, 29 de mayo de 2011

Operación bikini

Llega el verano y con él la operación "bikini". No se trata de una trama contra ETA, ni siquiera un artificio para mover nuestra atención de temas más importantes. No, la operación bikini sólo es una tortura a la que deciden someterse algunos seres ¿racionales? antes de cada verano. Y digo tortura porque, aunque la realizan por voluntad propia, segura estoy de que preferirían no hacerlo. (Ya sabes, el poder de la imagen, lo "guachi" que es verse bien y demás les hacen querer ser imagenes photoshopeadas pero en 3D) Así que empiezan una DIETA. Nada de dulces o menos grasas, poco azúcar (¡¿cómo puede ser bueno eliminar la glucosa de la vida?! ¡Y encima en plenos exámenes!) y mucho ejercicio. Y, como tú ya sabes, el ejercicio es malo. Muy malo para la salud. Sentado en casa leyendo no te caes, ni te pisan ni te rompes un tobillo. Pero, ¿y corriendo? Claro que tampoco soy yo quién para criticar el ejercicio, puesto que en verano hago todo el que puedo.
Volviendo al tema originario, la operación bikini es una tortura. ¿Cómo no iba a serlo algo que pretende eliminar la curva de la felicidad? Todo un invierno cálidamente acolchados por unos cómodos y más que preparados michelines y llega el calor y pretendemos evaporarlos, así, porque sí. ¡Elimina tu curva de la felicidad! Pero no elimines tu felicidad, que en verano se es (supuestamente) más feliz. Debo ser polo norteña o algo así, porque a mí desde luego el calor me sienta bastante peor que el frío. Es lógico, ¿no? Cuando hace frío me tapo. Si es necesario camino por Sevilla cual esquimal, pero no paso frío. En cambio con el calor... ¡Ay amigo! Con el calor es diferente. Tengo un pudor que me impide ir desnuda por las calles. Pero aún en el (realmente) hipotético caso de que me paseara por la vida en bikini, el ambiente seguiría igual de pegajoso. ¡Dame agua, te lo ruego!

sábado, 28 de mayo de 2011

Los "finales"

Se acercan los finales, y con ellos un más que probable flujo (magnético) de entradas frikis. Como si de una Poisson de landa un día (o incluso unas pocas horas) la probabilidad de éxito (el éxito es lo que tú quieras, por ejemplo encontrar una entrada nueva) es de 1 (de uno sobre uno, porque los estadísticos suelen usar tantos por uno y no %). Porque cuando estudio aprendo cosas, pero me divierto. ¿Qué hay más divertido que una integral doble? ¿Cómo? ¿Que se te ocurren muchas cosas? Bueno, vale sí. Las integrales triples son más divertidas. Pero las dobles también tienen su puntillo (verde o de Green). Y no es que sean unas cochinas, es sólo que saben perfectamente qué curvas las delimitan. Por ejemplo, la curva de la felicidad que conviene eliminar antes de verano o la curva de la espalda que se cura sola con mucho descanso. Lo dicho, la que avisa no es traidora (por aquello de la igualdad de géneros he planteado el refrán en femenino, pero si te sientes ofendid@ puedo expresarlo también en neutro y/o en plural (para los que tengan doble personalidad)) todo lo que leas los próximos días va a tener una gran carga friki (especialmente si está etiquetado como Frikadas).
Buenas noches, sé feliz:
Yo.

jueves, 26 de mayo de 2011

Bursting into happiness.

This way, all of the sudden. A totally random day and for no apparent reason. I'm bursting into happiness. The kind of happiness that you know will last for a couple of weeks, or even for months. And the crux of the matter is that is a complete and general happiness. With no specific cause. Just a halo of happiness. An optimistic state of mind. I could find some reasons to explain it, but I believe it is the mixture of all what makes me happy.
And that, bearing in mind all the work I have to get done in the next couple of weeks, could (would, or at least should) surprise anyone. Well, I bet this is what it is about. We can't avoid being happy sometimes, can we?

martes, 24 de mayo de 2011

Deutsch.

Mañana tengo un examen de alemán. Morgen ich habe ein DeutschPrüfung. Y ya no puedo decir mucho más sin temor a cometer fallos gramaticales garrafales. Compréndelo, sólo llevo dando alemán desde Septiembre. Por ahora sólo chapuceo. Pero llegará un día en que lo hable tan bien como el español (eso espero, al menos). Cuando escribo en alemán ahora, sólo sé escribir frases de menos de una línea. Y poner muchas, una detrás de la otra. Sin conectores. Pero algún día os sorprenderé con un texto en alemán. Y no precisamente cogido de http://translate.google.es/#
Lo dicho, me voy a dormir. Es tarde y esas cosas. Deséame suerte para mañana y para todos los exámenes que quedan. Y sé felices, que hace muy buen tiempo.

sábado, 21 de mayo de 2011

Llamada en espera.

Esperaré dos horas. Esperaría un día o una semana. Esperaría incluso un mes o todo un año. Sé que esperaría cinco años. Una década esperando. Esperaría toda la vida. Si tuviese algo por lo que esperar.

jueves, 19 de mayo de 2011

El dieléctrico para la felicidad.

La felicidad es una capacidad. Se tiene o no se tiene. Está muy ligada con el optimismo/pesimismo. Algunos tienen miles de problemas y conservan la sonrisa. Otros se quejan siempre que tienen oportunidad. El diéletrico para la felicidad podría ser pasar más tiempo con gente optimista, leer libros divertidos, ver comedias, comer cosas ricas. Llegará un momento que no quepas en ti de felicidad, y tengas que dejar salir un poco. A golpe de carcajada limpia o, para los más tímidos, mediante un flujo contante de sonrisas. O tal vez estés tan falto de felicidad que vayas llorando por la vida hasta que te den un poco que seque tus lágrimas. Una esponja feliz que drene el exceso de agua en tu interior.
Pero, al final, lo que importa es la actitud frente a la vida. Tu actitud frente a la vida. ¿La consideras un regalo o una condena?

martes, 17 de mayo de 2011

"Queridos" políticos,

Queridos políticos,
He recibido vuestras cartas. En realidad sólo las de PP y PSOE. ¿Y qué me encuentro? Sólo paja. Cosas como "te pedimos/le pido su voto" "Con nosotros su municipio blá blá blá". ¿Y el programa? ¿Eso no cuenta? ¿Y la lista de promesas electorales en legislaturas pasadas? ¿Las listas de promesas cumplidas y sin cumplir? ¡Qué va! Se supone que se decide a quién votar sólo leyendo una carilla "escrita" por los candidatos. Una carilla que sólo cuenta lo malo que es el otro candidato y lo importante que es para el paro, la juventud, las pensiones... que ganen los anunciados.
Queridos políticos, conmigo podíais ahorraros las cartas. Quiero resultados, no propaganda. Quiero personas que busquen hacer de mi país/CCAA/Ciudad/municipio un lugar mejor, no títeres sin cabeza en una batalla por el poder. Quiero políticos vocacionales, no botarates aburridos. Quiero buenas personas representándome, seres cultos, inteligentes y capaces. Personas altruistas que antepongan el bien común al suyo propio. Y que, por supuesto, no roben, no mientan y no cometan ningún otro delito.
Queridos políticos, ¿estáis ahí por vocación? ¿O sólo por el dinero?

Atte, una futura votante primeriza.

Y es que siempre había pensado que, cuando ibas a votar, te llegaban los programas electorales. O los políticos al menos te informaban por encima de lo que se haría y no se haría si ganan. Pero, ¡qué va! Sólo interesa escribir frases melosas y cuidadas, que no dicen nada. Si quiero saber qué pretende hacer cada partido tengo que buscarlo yo. Parece que pensaran que las personas votan los partidos por el nombre, y no por el contenido. Dime tú, lector/a, ¿sabes lo que votas?

lunes, 16 de mayo de 2011

¡Eh, tú! ¡Fémina menor de edad!

¡Eh, tú! ¡Fémina menor de edad! Aborta si quieres, incluso si el feto tiene ya corazón que late y manos. Da igual,  paga la Seguridad Social y no tienes ni que decírselo a tus padres, que ya eres bien madura para matar. Eso sí, ni se te ocurra contar chistes de humor negro. Si te metes con los gays te metemos en la cárcel con una multa de casi un millón de pesetas. Si quieres meterte con alguien que sea con la Iglesia, que no se queja. Tampoco puedes criticar el sistema, nosotros te diremos qué debes pensar y qué puedes decir. Tú sólo limítate a ver la bazofia que ponemos en televisión. Déjanos vía libre para llenarte la cabeza de paja y vótanos. Sigue votándonos, que es lo único que queremos de ti. ¡Anda! ¡Que eres menor de edad! Entonces sólo piensa que somos los mejores, que con nosotros España será mejor. Y vótanos en cuanto cumplas los 18. Que ahora mismo sólo tienes madurez para abortar, no para votar. Y que sepas que, ya que eres menor, si matas a alguien no pasará nada. Eres menor, no irás a la cárcel. Con suerte serán unas vacaciones pagadas de ¿cuánto? ¿Tres meses? ¿Un año? Tendrás internet, comida caliente y muchos chicos de tu edad. Y luego consume, consume mucho, que es de lo que vivimos. Te estafaremos, nos quedaremos con tus ahorros. Y nos excusaremos diciendo que los otros roban más. Pero todo lo haremos durante los partidos Madrid -Barsa o durante el Mundial. No somos tontos, tomaremos las medidas mientras tu cabecita sólo piense en qué ponerse para Fin de Año o a dónde ir en Semana Santa.
¡Eh, tú! ¡Fémina menor de edad! Te lo ruego, no te dejes engañar.
¡Eh, tú! ¡Fémina menor de edad! ¡Despierta!
PD: no creo que sea necesario, pero por si acaso con esta entrada no pretendo herir ninguna sensibilidad, sólo criticar lo irónicas que me resultan las escalas de valores de los políticos. La dirijo a tod@s, aunque no seáis mujeres ni menores. No está bien meterse con nadie (gay, lesbiana, blanco o negro) pero, ¿hasta dónde llegarán prohibiendo? Y, sobre todo, ¿cómo pueden permitir abortar pero no votar o contar chistes? ¿Qué mundo queremos crear?

Cuestión de hipérbolas.

Todas las hipérbolas han dejado de hablar con X=Y por ser una degenerada. Y dice la pobre que no puede hacer nada por evitarlo, que nació así. Pero el resto de hipérbolas (sobre todo la remilgada de la equilátera) creen que son mejores por tener dos ramas y unas curvas bien pronunciadas, y no quieren relación con la pobre X=Y, que además de todo está más plana que una recta.

domingo, 15 de mayo de 2011

Permisos

A mí es que, las páginas en las que entras y, sin pedir permiso ni tan siquiera avisar, te ponen música, no me gustan. Está bien que haya un reproductor a un lado o abajo y yo tenga la posibilidad de saber qué música le gusta al dueño del sitio, pero sin obligarme. Sin hacerme buscar el botón de Stop.

viernes, 13 de mayo de 2011

A petición de ¿ y ¡

¡Eh, tú! Sí, sí. Tú. Que sé que lo estás leyendo. No mires hacia atrás. No hay nadie más que tú mirando esta pantalla. Por favor, escúchame. Tengo una petición. Más bien tenemos. En esta ocasión somos dos escribiendo. Me presentaré. Yo soy ¿, y este es mi amigo ¡. La gente se dirige a nosotros como "Signodeinterrogación" y "Signodeexclamación". Y escribimos esta carta hoy porque hemos sido olvidados. Ya nadie nos quiere usar en sus cartas. Y no es que nos gustara ser utilizados antes. Pero es que  que estábamos colaborando a la belleza de los escritos. ¿Y ahora qué? ¡Ahora nadie nos escribe! Hemos dejado de ser importantes. Los ingleses y alemanes no nos usan. Tampoco los que escriben en francés. Y no queremos que pase lo mismo con los hispano-hablantes. Porque siempre hemos sido usados. Y ahora no debería ser menos. Así que le hemos pedido a varios bloggers que nos dejen gritar por un mundo más justo (en el que ¡ y ¿ sean tan usados como nuestros gemelos ! y ?) desde sus blogs. Por favor, si lees esto ¡úsanos! ¿Lo harás?
Muchas gracias,
¿ y ¡

martes, 10 de mayo de 2011

Twitter.

Me gustaba Twitter como forma de decir todos esos pequeños pensamientos que se me pasan por la cabeza. Por ejemplo, para decir ahora "Adoro hacerme la tonta y observar la reacción de los demás." o simplemente pegar una pequeña historia que se me haya ocurrido al ver una chica parada en una esquina. Algo como "Te esperaré en nuestra esquina. De diez a doce. Cada noche. Hasta que vengas por mí." Esas historias fugaces que se te vienen a la mente cuando vas dando un paseo. Miras a las  personas y se te ocurren miles de vidas. "Seguro que ese estudia Bellas Artes". "Él la quiere, pero ella no lo sabe." "Ése tiene pinta de ser carnicero." Y mil más.
No he dejado Twitter, por supuesto, sólo es una ausencia momentánea para demostrarme a mí misma que no estoy enganchada y que puedo dejar las cosas que más hago a diario cuando quiera sin sufrimiento ni ansiedad alguna. Pero eso no quiere decir que ya no "Twittee". Sigo escribiendo mis particulares pensamientos. Sólo que ahora no los hago públicos. Así que hoy, por ejemplo no he dicho "Ich begleite dichbis ans ende del Welt" ni tampoco "Los cascos como forma de mostrarse antisocial sin quedar de maleducada".
Sí, Twitter es para darles "voz" a mis chorradas. Y para que, cuando tenga unos 80 años, lo lea y me ría recordando a quién iba dirigido cada Tweet.

Tiempos verbales.

Hablar de alguien en pretérito imperfecto. El primer paso para asumir que se fue para siempre. Y que se te escape con un presente una sonrisa amarga.
Ya no está. Estaba. Ya no tiene una bonita sonrisa. Tenía. Ya no canta por las mañanas. Cantaba.
Ya no es. Era.

lunes, 9 de mayo de 2011

¿Qué duele más?

¿Qué duele más?
¿Un regalo devuelto a su destinatario o uno que nunca llegó a ser dado?
¿Un ramo de flores rechazado y tirado a la basura o unas flores que se pudrieron en un jarrón sin que nadie las regalase?
¿Una foto que nunca se repetirá o la que jamás fue sacada?
¿Un abrazo de despedida o un abrazo dado sin amor alguno?
¿La carta que nunca llegó, la que jamás fue leída, ni tan siquiera abierta o la que no se llegó a enviar, ni tan sólo a escribir?
¿Las lágrimas vertidas o las apresadas sin posibilidad de salida?
Dime tú, ¿qué duele más? ¿El fin o lo que pudo haber sido y no fue?

domingo, 8 de mayo de 2011

Me derramo (versión corta).

No me abraces. No me consueles. No me dejes empezar a derrumbarme. No me dejes derramar una sola lágrima. Porque si derramo una lágrima, me derramo entera.

("Me derramo" en versión para mi Typpex. Creo que así más cortita queda mejor, pero como no me gusta borrar entradas he dejado la anterior.)

Murió.

Murió apaleada por sus duras palabras.
Murió aplastada por el peso de sus verdades.
Murió perforada pro unas palabras que no llegó a escuchar.
Murió deshidratada de tanto que le lloró.
Murió cortada por su sequedad.
Murió atravesada por las flechas que le lanzó Cupido.
Murió envenenada por mentir.
Murió cautiva en la mente de otro.
Murió ahogada por una promesa difícil de cumplir.
Murió dolida por una imagen que no quería ver.
Murió esperando alguien que jamás llegó.
Murió apuñalada por los que la insultaban por la espalda.
Murió asfixiada por un amor que no quería corresponder.
Murió por sobredosis de sufrimiento.
Murió de risa, ¿quién dijo que el humor negro no fuera divertido?
Murió inyectada de malicia por las malas compañías.
Murió atropellada por el ritmo frenético de su rutina.
Murió congelada por el frío de su corazón.
Murió en vida. O murió para siempre. Tú la mataste. O quizás muriera sola.
Pero el caso es que murió. Y, ahora, tú la echas de menos

jueves, 5 de mayo de 2011

Me voy.

Aprovecho esta entrada para anunciar mi retirada espiritual hasta el 1 de Junio. Desde hoy hasta ese día, no entraré en Tuenti, ni en Twitter, ni en Facebook ni en Msn. Sólo miraré el correo electrónico y el blog. Y, cuando vuelva, probablemente sea para mirar un poco, ponerlo al día y volverme a ir otro tiempo. Porque (me) he creado una adicción muy fuerte. Y ya es hora de superarla.
Probablemente estás leyendo esto con una sonrisita en los labios. Sí, te imagino diciendo "no se lo cree ni ella" y media sonrisa de suficiencia. Pero no, es en serio. Requerirá mucha fuerza de voluntad, pero no lo creo TAN difícil.
El blog no lo dejo, porque le tengo mucho cariño y escribir me relaja bastante. Y el e-mail lo dejo por si alguien necesita contactar conmigo (y no tiene ganas de gastarse saldo)
Así que bueno, si queréis "noticias" mías, tendréis que vagar por la ETSI o pasaros más de vez en cuando por aquí. O hacer uso del desfasado correo electrónico. Sed felices en mi ausencia.
Atte: una yonka de internet en tratamiento.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Tu ausencia.

Tu ausencia (me) fue perturbadora. Claro que, pensándolo fríamente, tu presencia también hubiera sido perturbadora.

lunes, 2 de mayo de 2011

Osama Bin Laden

No hace mucho escribí una entrada en la que decía que no quería ganar el Premio Nobel de la Paz. Porque, viendo a quién se lo dan últimamente, el premio cada vez tiene menos valor. Pues bien, hoy me he despertado y me he enterado de que Osama Bin Laden ha muerto. Lo han matado. Todo el mundo está feliz. A mí me cuesta.  Probablemente Osama mereciera morir, yo no soy quién para juzgar eso, pero por mucho mal que haya hecho, me sigue costando alegrarme por la muerte de alguien. Muchas veces me pregunto si existen personas "buenas y malas" ¿Qué es ser malo? Desde luego, matar es malo. Pero, ¿y mentir? Existen las mentiras piadosas. ¿Robar? Robar está mal, pero Robin Hood era el "bueno" y hacía lo contrario.
No creo que matar a Osama sirva de mucho. Creará un TT en Twitter. Ya lo ha creado #BinLadenFacts, muy recomendable. Servirá de conversación de ascensor con tus vecinos un par de semanas. ¿Y luego qué? El terrorismo sigue vivo. Y yo sigo preguntándome qué puede llevar a una persona a querer matar otras 3000. ¿Dormiría tranquilo por las noches? ¿Cómo acallas tu conciencia sabiendo que has matado personas? Sigo preguntándome de dónde puede haber sacado tanto odio. ¿Quién genera el odio? Tal vez el odio sea un sentimiento primitivo. Y sea imposible deshacernos de él. (Quiero pensar que no es así).
Obama es "bueno" porque ha matado un "malo". En mi opinión Obama no se merecía el Nobel de la Paz. Había candidatos de una calidad personal (qué mal suena eso de calidad personal) superior. Pero se lo dieron. Y ahora la gente probablemente diga "Un Nobel de la Paz que va matando". Sí, la gente siempre dice muchas cosas (No me excluyo). El caso es que, tal vez nos estemos equivocando. Que tal vez el fallo es de base. Y sin una buena base no se puede seguir. Lo que vendría bien sería cambiar la mentalidad. No hagas nada que no te gustaría que te hicieran a ti. Trata a los demás como te gustaría que te trataran. Cristianismo. O ética de Kant para los no creyentes. Tal vez así las personas no desearían hacer ningún "mal". Y Utopía sería factible.
Para los Twitteros, os dejo un par de links que me parecieron interesantes:
-En primer lugar el perfil deel hombre que Twitteó en directo (y sin saberlo) la captura de Osama: http://twitter.com/#!/ReallyVirtual
-También dejo la noticia de BBCWorld:  http://www.bbc.co.uk/news/technology-13257940
-Y, por último, dejo otra vez la recomendación de mirar los Tweets sobre #BinLadenFacts.

Maneras inteligentes de insultar 11.0

"Película ambientada en la Prehistoria"... Tu cara sí que está ambientada en el Pleistoceno.

domingo, 1 de mayo de 2011

Ruido

Es como el silencio. ¿Quién puede querer disfrutar del silencio? Nadie. El silencio pasó de moda. Ahora se llevan otras cosas. El ruido. El chunda-chunda. La música. No te calles. No me dejes un instante en la tranquilidad de una mente silenciosa. Ruido. Sonidos. Estímulos. Que nunca pare. Ni para dormir.
Como cuando estás con una persona. Y sientes la necesidad irremediable de decir algo. ¡Qué silencio tan incómodo! ¿Quién dijo que los silencios tuvieran que ser incómodos? Yo los disfruto. Cuando hay silencio puedo pensar. Pensar en tranquilidad. Y esto no quiere decir que no disfrute la música. Amo la música. Pero el silencio está infravalorado. Es imposible ir de un sitio a otro sin ser ametrallado con miles de estímulos. Luminosos, sonoros. Olores. Colores. Formas. Y sonidos. Me resulta curiosa la querencia por hacer aparatos eléctricos cada vez más silenciosos. ¿Para qué? Si luego te pondrás a hablar para matar ese silencio. ¡Pobre silencio! Tanto tiempo existiendo y ahora se entera de que "es incómodo". El silencio está en peligro de extinción. Ponte los cascos. Mátalo. ¿Ves toda esa gente por la calle? No quieren silencio. Si lo quisieran no llevarían música. Si lo quisieran no aprovecharían cada mínima ocasión para hablar. El silencio es bonito. El silencio es maravilloso. No hay nada como disfrutarlo. Pasar horas en silencio. Pensando. Se puede disfrutar del silencio en compañía.
Te despiertas con el primer ruido. Tu despertador. O tu madre. O tu pareja. Un ruido basta para sacarte de la cama. Porque AMAS el ruido. Ya no eres nadie sin él. Desayunas. Con más ruido. O en silencio ¿será eso posible? Y luego te enfadas. Te han mandado callar. Quizás odias el silencio porque el ruido acalla la voz de tu conciencia. Quizás amas el ruido porque en silencio no oyes nada. Porque dejaste a tu interior sin palabras. Quizás nunca tuviste nada que decirte y por eso prefieres que te lo digan otros. La jornada sigue. Hay momentos de silencio. Cortos. Breves. Instantáneos. Enseguida sigues tecleando. O sigues escribiendo. O haciendo lo que quiera que hagas. Con o sin ruido de fondo. Pero siempre tratas de matar el silencio lo más rápido posible. Comes. En una cafetería llena de personas. Cada una tiene una vivencia que contar. Una experiencia que compartir. O comes solo, en casa. Y pones la tele. Para no aburrirte. O pones música. O escuchas a los vecinos ¿No tienes vecinos? No importa. Escucharás al gato que pasa por delante. O, si hay suerte, disfrutarás del silencio un rato. Y luego vuelves a la rutina. O tal vez ya haya acabado tu labor del día y puedas irte a descansar. Silencio, me voy a echar una siesta. Sólo usas el silencio para dormir. Porque sabes que la mejor manera de descansar es en silencio. Quizás te vayas de compras. Gente. Mucha gente. Anuncios. Publicidad. ¿Quiere probar nuestro internet sin cables? ¡Sólo hoy rebajas. Todo al 50% de descuento! Vuelves a casa. O tal vez vayas a tomar unas copas. Ruido. Música. Ya estás en casa. Sólo quieres descansar. O cenar, si no lo has hecho ya. Luego te duchas. Al menos el resto de la sociedad espera que lo hagas. Y te vas a dormir. Por fin en silencio. Hoy no te das cuenta del silencio. Estás demasiado cansado. Y por eso te quedas dormido directamente. Cualquier otro día te hubiera costado más dormir. Tal vez mañana sea diferente. Te tumbarás y darás vueltas en la cama. Te han quitado lo más importante. La música de fondo. Por eso no eres capaz de dormir. La voz de tu conciencia por fin puede hablar y que la oigas. Y eso hace que te cueste más dormir. Pero lo consigues. El cansancio siempre vence a la conciencia. Es ley de vida.
En pocas ocasiones el silencio tiene importancia. Cuando alguien muere. Guardas un minuto de silencio. Una vida, ¿sólo merece un minuto de silencio? Quizás un minuto sea pedir demasiado. Porque para la vida que llevamos, un minuto sin recibir estímulo alguno debe ser difícil de sobrellevar. Sesenta segundos. Ya está. Ya puedes seguir. Se suponía que el silencio era para pensar. ¿Has pensado en quién se fue? ¿O sólo te ha extrañado la ausencia de ruido?
Ahora me voy. Con música de fondo. O sin ella. El ruido tiene sus ventajas. Pero no debemos olvidarnos de disfrutar el placentero silencio. Escucha la vida. Tiene mucho que decir.

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total