Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

lunes, 28 de marzo de 2011

Helio

Muchas veces cuando llaman a casa por teléfono y lo cojo yo me confunden con mi hermana pequeña. Seis años más pequeña que yo. Pero me lleva pasando desde siempre. Y no es que me voz sea especialmente repugnante. Es sólo en los aparatos electrónicos.
Mi voz es... es... Bueno, en los aparatos electrónicos mi voz es la de un Pitufo minúsculo que se chuta Helio en vena. Por eso no me gusta demasiado hablar por el móvil.

domingo, 27 de marzo de 2011

Maneras inteligentes de insultar 6.0

No es oro todo lo que reluce...tú brillas por tu ausencia.

Historias de una estación cualquiera.

Y esa gota colmó su vaso. Y así, sin poder evitarlo pero casi a conciencia, decidió derrumbarse. En medio de la estación. En un murmullo constante y frenético. Hipo y lágrimas. No le salían las palabras. Pero daba igual porque no había nadie para escuchar. No le hubieran salido las palabras delante de nadie. Estaba sola, en medio de una estación repleta de gente atareada. Soledad en compañía, la peor de las soledades.
Sólo él observaba. Sólo él la observaba. Se acercó. No quería que ella se avergonzase, pero era incapaz de no consolar un alma en pena.

sábado, 26 de marzo de 2011

¿Robar está prohibido?

Robar está prohibido. Salvo si se trata de robar el tiempo, caso para el que no existe regulación alguna. Por eso nadie te condena por robarme el tiempo. Sin embargo, este tipo de robos también deberían estar penados. Al fin y al cabo, por tu culpa mis horas se desvanecen sin propósito alguno.

Piénsalo

Ten cuidado con las reacciones que tienes para con los demás. Porque nunca sabes por lo que ellos están pasando. Ni si tus palabras van a conseguir desbordar sus vasos. Así que antes de dirigirte enfadada a alguien, piénsatelo dos veces. Porque lo más probable es que tus motivos no sean tan importantes. Y pensando un poco lo mismo logras evitar un nuevo alma en pena.

Lancemos preguntas al aire como si de globos se tratasen.

Yo no lanzaba una pregunta al aire. Yo te preguntaba a ti en concreto. Lástima que no te dieras cuenta...

Me derramo.

No me abraces. No me consueles. No preguntes qué tal estoy, ni intentes averiguar el causante de mi rímmel corrido. No prestes atención a mis dedos limpiando lágrimas que intentan surgir. No mientes el brillo lloroso de mis ojos. No escuches mis sollozos. No observes los nudos de mi garganta. No atiendas al constante parpadeo. No cuentes los pañuelos usados. No me dejes empezar a derrumbarme. No me des palmaditas consoladoras en la espalda. No me muestres apoyo alguno acariciando mi brazo.
No me dejes derramar una sola lágrima. Porque si derramo una lágrima, me derramo entera.

miércoles, 23 de marzo de 2011

lunes, 21 de marzo de 2011

PRIMAVERA

Para ser (nada) original, os recuerdo a tod@s que ya ha llegado la primavera. Y para celebrarla nada mejor que comer al sol, beber muchos zumos y batidos, tomar mucha fruta y escuchar música bonita. Ahí va mi canción de esta tarde:
http://open.spotify.com/track/6jyIZtAufT0Qbyp200KRqz
(Para los que no tengan Spotify es el Primer Movimiento de la Primavera de Vivaldi, vamos el movimiento que todos conocemos)

Tu nombre

A veces se me olvida en qué se mide el campo eléctrico...no te sorprendas si me olvido de tu nombre.

¡FELIZ DÍA DEL PADRE!

¡FELIZ DÍA DEL PADRE, PAPÁ! 
Sé que llega un poco tarde. Pero es el tiempo que he tardado en escribir la entrada y pasar las fotos desde la cámara. Y es que el día 19 de marzo o, en general cualquier otro día, es un buen día para recordarte lo maravilloso que eres :)
Espero que la tarta estuviera rica, aunque no sea una 100% chocolate blanco. Y que te gustaran los regalos.
Y te escribo esta entrada porque debes saber que las tres te queremos muchísimo. Cuando estás o cuando no estás. Cuando nos regalas pendientes o te enfadas porque no puedes oír la radio. Cuando ves el fútbol o cuando vuelas el helicóptero. Porque tenemos MUCHA suerte de tener un padre como tú. Al fin y al cabo, poc@s puedes fardar de padre con blog y que hable árabe, ¿no? de hecho muy pocas podemos presumir de ser tus hijas :)


Maneras inteligentes de insultar 5.0

¡Pero si me parece guapísimo!... de espaldas.

domingo, 20 de marzo de 2011

Maneras inteligentes de insultar 4.0

No puedo estar contigo porque me inspiras. Me inspiras...lástima.

Forever

Forever. Always. Eternity. Endless. Eternal. Everlasting.
How many times have we used "forever" to define a period of time? A period of time which we expect to be everlasting. To have no end. We use forever for things we don't want to loose.
Yet forever is no longer than a life. And a life is usually no longer than a hundred years.
Since I was a child I've always thought that I would die when I am a hundred years old. There's no particular reason for this, of course. But it is an idea that, somehow, I accepted long ago.
We use forever to describe our love for the one who we believe will be our soulmate. Forever everytime we say goodbye to people or places knowing there will be no return. But, lastly we've been using forever in many other cases. Forever is the time many electronic devices are meant to last. Saying that you'll love someone forever in your first date. (Man! You don't even know the meaning of forever, not to say of love) "I'll be there forever" Please, only tell that to truly friends. You don't want to deceive strangers.
For me, the word forever's got a majestic meaning. Forever should be used to describe feelings. To explain how long a building is expected to stay still. Forever. When I say it out loud it almost makes me tremble. Forever. It is meant to be the purest word. The most sincere, naive, simple but marvelous way to describe something you don't want to live without. Something you can't live without. Something you would accept to take into your life with no regrets.
But, beware, whenever you decide to make a vow which is meant for forever, bare in mind that forever never goes by. And breaking the promise of an everlasting feeling doesn't cause anything but harm.

sábado, 19 de marzo de 2011

Lorelei

Mi última entrada la escribí escuchando, sobre todo, Lorelei, de Scorpions. La dejo ahí por si alguno la quiere escuchar. La he descubierto (me la han descubierto) hoy y creo que ya la habré escuchado unas veinte veces. Mi parte favorita (si es que puedo tener una parte favorita dentro de una canción tan bonita en su conjunto) es la frase "You had me believe we were meant for forever" Si lo piensas contiene mucho más significado del que pueda parecer a primera vista. Me hiciste pensar que estábamos destinados para ser para siempre. Siempre. Un periodo tan largo que en la mayoría de los casos es imposible cumplir.
Ahí la dejo, por si alguno la quiere escuchar:

La rutina hace el olvido.

Sé que no ha sido tu intención recordármela. De hecho sé que ni siquiera sabes que ella se fue. Y, sin embargo, no he podido evitar un nudo en la garganta al leerte. Porque ella ya no está y tú me has hecho volver a darme cuenta. Y vuelvo a pensar. Y los recuerdos vuelven a agolparse en mi mente.
El tiempo no hace el olvido. Ni lo cura todo. Es la rutina. La rutina mantiene la mente en blanco. La aleja de las cosas importantes. Y te impide pensar demasiado. La rutina hace el olvido. Y lo que la rutina había conseguido, una única mención lo estropeó.
Y ahora volveré a pasar un tiempo recordándola. Y pasaré un tiempo pensando en todas las cosas que ella hacía a diario. Tantas cosas que dejó sin hacer. Y tantos momentos como se está perdiendo. Ahora cuando cante volveré a recordar cuánto le gustaba escucharme. Y cuando vea fotos recordaré todas las que ella vio y todos los comentarios que hizo. Los bikinis cosidos, los bajos metidos. Las galletas y los bizcochos. Por supuesto el pollo a la pepitoria y la ensaladilla rusa. Los rezos de media tarde y la sonrisa permanente. Las risas, las historias, los comentarios. Los villancicos. Los paseos. Recuerdo incluso cosas que sucedieron hace más de diez años.Todo vuelve a mi cabeza, sin que nada ni nadie pueda evitarlo.
Sólo cuando la rutina vuelva a nublarme. Sólo cuando el día a día se imponga tozudamente. Cuando tenga tanto que hacer que no pueda pararme a pensar. Sólo entonces volveré a relegarla a mi subconsciente. Allá donde estaba hasta ayer. Donde la dejé para poder seguir adelante. Donde la dejé para poder ir asumiendo poco a poco que se marchó. Porque por mucho que insistan hay cosas que, aunque te las cuenten mil y una veces, jamás serás capaz de asumir.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Los hay por todas partes...

"Ctrl+k, Ctrl+b" El copy-paste de los analfabetos.

Tweetaholic.

Sé que tengo una adicción a Twitter porque ahora que está saturado los Tweets se agolpan en mi cabeza y no puedo escribirlos. De hecho en una muestra más de mi total ineptitud acabo de pensar "voy a twittear que Twitter no funciona" Sí, ridículamente gracioso. Pero ya no puede seguir así. Ahora mis pensamientos los sintetizo en 140 caracteres. Cuando pienso algo interesante inmediatamente tomo nota mental para escribirlo después. Cada vez escribo más corto. Más rápido. Con más puntos y seguidos.
Pero no importa, porque Twitter me informa de miles de cosas. En serio, enterarse de lo que ocurre en el día y que cuando la gente te lo comente a la semana tú ya lo sepas es una sensación bastante agradable.
En fin, seguiré mis divagaciones en otro momento, que ahora un partido que ver.

lunes, 14 de marzo de 2011

Feliz día

Feliz Día de Pi a todos. Enteros o fraccionados. Racionales o usuarios del lado derecho del cerebro. Reales o imaginarios como unicornios. Complejos o inexistentes de tan simples. A todos, feliz día de Pi. Celebradlo haciendo raíces cuadradas y comiendo todo tipo de pan integral. No abuséis de la calculadora ni del redondeo. Tratad de resolver las ecuaciones de cabeza. Y recordad que para llegar a ser tan famosos como Pi hay que tener tanta paciencia como él decimales.

\pi \approx 3{,}14159265358979323846...



PD: NUNCA DIVIDIR ENTRE CERO. NI BAJO LA SUPERVISIÓN DE UN ADULTO. NI EN LOS BORDES DE LA PISCINA. LAS CONSECUENCIAS PUEDEN LLEGAR A SER NEFASTAS. LA EMPRESA NO SE HARÁ RESPONSABLE DE CUALQUIER DESPERFECTO PROVOCADO POR EL MAL USO DEL DENOMINADOR.

domingo, 13 de marzo de 2011

Susurremos

Susurros al oído. Susurros que contienen verdades como templos. Secretos inconfesables. Delirio de amores imposibles. Susurros al oído, para que el resto no oiga. ¿Qué dirán? Susurros con la tendencia esperada para el IBEX 35. Susurros sobre la muerte de un rey o la revuelta contra un dictador. Susurra. Nos escuchan. Susurros que te harán feliz de por vida. Mensajes al oído que te destrozarán la vida. Silencio. Susurros que te cambian para siempre. Susurros con palabras crueles. Que no se entere. Rumores, cuchicheos. Cotilleo puro y duro. El mundo del supuesto corazón. Pseudocorazón marchito ya después de tantas críticas. Susurros, ¡que te van a a oír!
Susurremos. La importancia de las palabras reside en el mensaje que comunican, no en el volumen con que se pronuncian.

Sin embargo

Yo, sin embargo, no he cambiado. Sigo comiendo regalices siempre que puedo y sigo emocionándome interiormente con algunas canciones y películas. Sigo cambiando de pendientes y sigo haciendo ganchillo. Sigo sonriendo cuando pienso en ti y sigo llorando cuando me acuerdo de ella. Sigo leyendo durante horas y escribiendo en un cuaderno todas las chorradas que se me pasan por la cabeza. Sigo cocinando siempre que encuentro un hueco y sigo paseando pensativa cuando el tiempo lo permite. Sigo prácticamente intacta, pero por lo menos sigo, que no es poco.

viernes, 11 de marzo de 2011

Adoro las tormentas

Adoro las tormentas. Y la capacidad que tienen de hacerme sentir minúscula. Y sentir las gotas caer en mi cara. Adoro las tormentas, los rayos y los truenos. Y caminar bajo la lluvia sin importar que llevo dos paraguas en la mochila. Adoro ralentizar mi paso y sentir vivas las zonas en que las gotas se posan. Los labios, los párpados, la frente, los dientes, el pelo. Adoro mirar al cielo y recibir el frescor en mi cara, en mis manos, en mi boca. Y beberme la lluvia. Y pararme a pensar las ganas que tengo de tumbarme en chubasquero a sentir la lluvia en mí, a beberme la tormenta. Adoro caminar mirando al cielo, mientras me llueve encima y aquellos con que me cruzo se me quedan mirando. Y adoro que la gente me envíe miradas de piedad por ir mojándome. Y sonreír interiormente sabiendo que sólo me mojo porque quiero, que podría evitarlo cuando quisiera. Adoro variar la velocidad de mi paso y comprobar cuándo me mojo más o menos.
Adoro llevar botas de agua y poder saltar sobre los charcos. Redescubrir la niña que hay en mí y chapotear como cuando todavía echaba la siesta en el colegio. Adoro sentir el frío en la cara y que mi abrigo me dé el calor que necesito. Adoro caminar sin rumbo bajo un fino "calabobos". Y escuchar truenos y relámpagos. Sonidos retumbantes que nos recuerdan que somos nimios, aunque nos creamos que hemos logrado dominar algo. Unos más cortos, otros temblorosamente largos. Truenos que nos avisan de lo cercana que está la tormenta. Y los relámpagos. Haces de luz que iluminan los rincones más oscuros. Torrentes de luz que nos hacen parpadear, alucinar, temer al poder de la naturaleza. Uno de los ruidos más relajantes. Un chisporroteo constante. Y nuestra total impotencia. La prueba patente de nuestra insignificancia en este mundo. Las tormentas me recuerdan que no soy nadie.
Adoro las tormentas, cada día un poco más. No hay nada de racional en esta aparente preferencia por la lluvia. Pero, sin poder evitarlo, adoro las tormentas.

Twitter...

Sólo publico pequeñas chorradas que (se) me ocurren.

Que no, que no. Que si no publicas nada (interesante) me niego a seguirte.

Tanto post sobre Twitter va a hacer que tenga que crearle a esa red social una etiqueta para ella sola...

jueves, 10 de marzo de 2011

Debo

Debo tener la necesidad de hablar contigo durante horas. Sentir la urgencia de recordar tu sonrisa cada cuatro pasos. Debo creer verte en cientos que pasen y luego reír al confundir su inferioridad con tu perfección. Debo quedarme mirándote, en silencio. Disfrutar de cada gesto, de cada sonrisa, de cada mirada, de cada saludo. Debo arreglarme esos días un poco más sin darme cuenta, y sonreír al ver que lo hice sólo porque hoy te veía a ti. Debo compartir contigo los llantos y alegrías, las penas y glorias. Debo hablar contigo de todos los libros que ya me he leído y que, por supuesto, tú también. Debo quedarme dormida con al cabeza apoyada en tu hombro. Debo tomar palomitas y reír con la serie tan buena que veo sólo porque tú me la recomendaste. Debo buscarte en cada esquina que vuelva y encontrarte en mil y un rincones por explorar. Debo recordarte mil y una veces al día en cientos de recovecos de una ciudad cualquiera. Debo pensar en ti en miles de recuerdos. Debo crear contigo una historia de vivencias infinitas. Convivencia, lo llaman.
Pero lo primero que debo hacer es conocerte. ¿Estás ahí?

"La gente como tú"

"Bueno Cristina, la gente como tú, sí lo haría. Pero el resto del mundo no"
Parece que esta frase me haya perseguido toda la vida. El otro día en una visita exprés a mi antiguo colegio, hablando con unos profesores volvieron a decírmela, y recordé tantos momentos anteriores en los que me lo habían dicho. ¿Soy acaso un alien? ¿A qué se refieren con "la gente como tú"?
Reconozco que mis ideas pueden resultar en ocasiones demasiado ingenuas, pero también creo que son posibles.
Podrían no poner vallas en las casas si la gente no robase...
Podrían hacer las clases de asistencia opcional
Podrían procurar que las decisiones de las personas se basaran más en una madurez interior que en un miedo irracional al castigo... etc
En fin, la verdad es que no me lo había planteado antes. Sin embargo, sigo creyendo que un mundo feliz es posible. ¿Utopía?

lunes, 7 de marzo de 2011

Common mistake.

"Es una larga historia."
"No importa, tengo tiempo."
-------------------------------
"Es una larga historia."
"Bueno, entonces da igual. Ya me la contarás otro día."

¿Cómo puedo diferenciar un "es una larga historia" que quiera decir: "es algo muy largo, pero estoy deseando contártelo, si dices que tienes tiempo" de uno que signifique "digo que es una larga historia para que digas que no pasa nada y evitar tener que decirte a la cara que no te lo pienso contar"? Tal vez sea cosa mía, pero a veces soy incapaz de saber si la persona con quien hablo quiere ser preguntada o no. Lo mismo tengo un poco de autismo y no me he dado cuenta hasta ahora...
No puedo considerarte mi ídolo si no cumples todos los requisitos específicos para que yo considere a alguien digno de admiración.

Silencio

Silencio. No te estaba escuchando. Lo hacía sin querer. O tal vez queriendo. Ahora da igual. Silencio. Tus palabras son vanas, carecen de sentido. Y sobre todo aburridas. Oírte me produce sueño aunque acabe de chutarme una dosis de cafeína. Puedes irte. No me daré cuenta. Silencio. Si te marchas mis oídos descansarán por fin. Dejaré de escuchar todas las cosas que dices sin pensar. Silencio. Quiero pensar que no eres cruel, sino sólo inocente. Quiero pensar que lo que dices, lo dices sin saber.
Silencio. Ya nada me enturbia. Por fin escucho el ruido de la calle. Los coches, los pájaros, un ladrido y una ambulancia lejana. Algún que otro cuchicheo con su consiguiente risa de complicidad. Silencio. La gente sigue caminando. Tal vez tú también sigues caminando, a mi lado. Ya no lo sé. Mis oídos se han hecho inmunes a tu torrente constante de voz. Silencio. La calle sí tiene cosas interesantes que decir.

domingo, 6 de marzo de 2011

Una de esas...

Soy una persona de costumbres. De esas que desayunan cada mañana en una taza diferente. Pero siempre en una taza al fin y al cabo. Soy una de esas personas que adora pintarse las uñas cada una con un color o un diseño diferente, pero que todas queden pintadas. Una de esas personas que se viste cada día con ropa diferente, llevando siempre algo por arriba y algo por abajo. Y también suelo llevar zapatos. Y los zapatos suelen ser pareja. Soy de esas que no quieren dañar relaciones combinando zapatos de parejas diferentes. Sin embargo, soy de esas que a veces imitan a Pipi y se ponen calcetines dispares.
Ninguna mañana me despierto igual. Y ninguna noche sueño lo mismo. Pero todas las mañanas acabo despertándome y todas las noches sueño algo. Cuando escribo en un cuaderno, procuro dejar márgenes a la izquierda y la derecha. Sólo lo consigo a la izquierda. Pero luego acabo escribiendo también ahí. Soy una de esas que ven bonito lo de usar pendientes diferentes. Y también lo de combinarlos con la ropa. Pero siempre usando dos.
Adoro sentarme cada día en un asiento diferente del autobús. Así veo la vida desde diferentes perspectivas. Por momentos me siento en uno u otro, pero siempre acabo variando. Eso sí, siempre sentada. Soy una persona de costumbres porque algunas noches no leo antes de dormir, pero siempre he adorado leer. Soy una de esas personas en peligro de extinción que tanto abundan.
No soy una persona de costumbres porque vaya a clase todos los días que tengo que ir, sino porque todas las mañanas me despierto con ganas de dormir cinco minutos más. Y todas las noches me acuesto con ganas de quedarme despierta cinco minutos más.
Soy una de esas que escucha una lista de reproducción diferente cada tarde, pero canto con todas por igual.
Soy una persona de costumbres. De esas que un día le echan lacasitos a su bizcocho y el día siguiente chips de chocolate. Pero que suelen hacer bizcochos al fin y al cabo.
Soy una persona de costumbres porque nunca hago lo mismo y sin embargo siempre lo hago.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Maneras inteligentes de insultar 3.0

Podría escribir un libro sobre tus diversas virtudes. Sería una buena novela de ciencia-ficción.

Por la igualdad de géneros...

Hagamos que no haya diferencia alguna. Que nadie sea desplazado. Todos son igual de válidos. No seamos arcaicos de mente. Aceptemos al otro, aunque suene distinto. No vayamos de modernos y luego critiquemos todo lo que no sea una fotocopia de lo nuestro. Vamos a entre todos darle una oportunidad al otro. Luchemos por la igualdad de géneros.
El Pop será tan válido como el Death Metal. Las baladas tan bailables como el Rock n Roll. El Reggae tan vibrante como el Rock. Hagamos que el Punk sea tan escalofriante como las baladas. Hagamos que la Salsa sea algo más que el acompañamiento de nuestras patatas. Que los más duros rockeros se paren a escuchar Folk. Que nadie se vaya a dormir para siempre sin haber sentido la emoción de una obra clásica. Sintamos los vellos de punta con los pianos de cualquier obra instrumental y lloremos de emoción sólo con una melodía. Sin importar el género. Luchemos por que la música electrónica encuentre su lugar entre los adictos de Mozart o Bach. Que el Pop no quede relegado a la adolescencia. Y el Indie no sea cosa de hipsters.
Por eso desde aquí pido por la igualdad de géneros. (musicales)

martes, 1 de marzo de 2011

Antes de seguir conociéndote, déjame ver tus películas favoritas y escuchar los grupos que te gustan, así tendremos más tema de conversación.

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total