Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 31 de diciembre de 2011

FELIZ AÑO NUEVO

Yo, que soy una vaga recalcitrante (al parecer) he decidido empezar el año no dejando para mañana lo que pueda hacer hoy, así que FELIZ AÑO NUEVO A TODOS.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Un Ken para esta Barbie.

Los novios son para lucirlos, ¿para qué si no? Deben ser guapos, ashtonishingly guapos, para que se te caiga la baba. Y a todos tus amigas también. Para pasearlos e ir dejando a tu espalda multitudes ojipláticas. Altos, morenos o rubios, eso es indiferente. Pero bien musculosos. De anuncio de Abercrombie & Fitch o de Ralph Lauren. Uno de estos chicos que te hagan girarte para mirar, porque ¡cómo puede una persona reunir tanta belleza en sí!

domingo, 25 de diciembre de 2011

O no.

'Si se puede medir, se puede controlar' Eso dicen, al menos, los apuntes de 'Control Automático'. Y ojalá tuvieran razón. Se puede medir la altura y, sin embargo, yo no la puedo controlar. Se puede medir la edad, pero tampoco se la puede controlar. Se puede medir el largo del pelo y no se puede hacer nada porque crezca más o menos rápido o porque permanezca para siempre en el largo perfecto. Se puede medir el número de páginas de un libro, pero no se puede controlar el ritmo al que las leerás. Ni mucho menos controlar las emociones que provocarán. Se puede medir el tiempo (el paso del tiempo) pero a ver quién se atreve a afirmar que es controlable. Y quien lo afirme que me diga cómo, que yo por ahora no he descubierto la piedra filosofal, no me he topado con el elixir de la juventud y no he logrado inventarme un giratiempo.

Así que creo que mis profesores se han pasado afirmando. No todo lo que se pueda medir se podrá controlar. Tal vez el nivel de agua de un depósito o la temperatura del coche sí, para todo lo demás, la cruda realidad y el paso (impasible) del tiempo.

I wanna wish you a Merry Christmas

Este mes, que parece que apenas escribo, he de desearos a todos una muy FELIZ NAVIDAD. Sed buenos, sed felices, comed mucho y estudiad también mucho, si es que debéis.

Aquí dejo una foto de unas galletitas navideñas que hice hace unos días.

jueves, 22 de diciembre de 2011

martes, 13 de diciembre de 2011

Los beneficios de beber dos vasos de agua caliente al día.

Beber dos vasos de agua caliente al día es genial. Tiene muchos más beneficios de los que pudiera aparentar así, a primera vista. Por ejemplo, cuando quedo con alguien que resulta ser un pesado o veo que sus intenciones no concuerdan con las mías, llevo a cabo dos acciones. Para empezar, si voy pintada, me restriego bien los puños en un ojo hasta destrozar el maquillaje, para quitarle gracia a mi cara y demás. Me pongo mi cacao de Mercadona, ese cacao anti-sexy que te deja los labios blancos, y me despeino las cejas. Pero no he venido a contar eso, he venido a contar la segunda parte de mi plan. Que es efectiva aunque vaya sin pintar.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Estudiando física...

'Los contactos entre los sólidos se establecen a partir de vínculos materiales' ¿No os resulta realmente triste esta frase? ¿Qué querrá decir? Yo lo tengo claro. Viene a decir que si no hay joyas, dinero, flores o demás regalos de por medio, jamás establecerás contacto con otro sólido, quiero decir, con otra persona. O sea, que los vínculos entre sólidos son puramente materiales. Que no importa el interior del sólido, de qué material esté hecho, si es de 'buena pasta' o es un sólido bastante cretino. Que sólo importa el dinero.

viernes, 9 de diciembre de 2011

¡Mentecatos!

-¡Mentecato!
-Mmmm, bueno sí, gracias.
-¿Cómo?
-Que sí, que me des un mantecado, que sí que me apetece.
-¡¿Pero qué dices?!
-Bueno mira, si no querías darme bastaba con no ofrecer... (Cretino)

Delirios de una noche de invierno.

Esto es absurdo. Tan absurdo como que hay una mosca en mi cuarto, que lleva cerrado más de 7 horas ya. Conmigo dentro. Nadie ha salido ni entrado. Salvo la mosca. Que se ha generado espontáneamente. Claro, mucho hablar de la combustión espontánea de personas, pero nadie nunca dice nada de la generación espontánea de moscas. Y es un problema nacional. Casi tan grave como la crisis. Digo, que la crisis es casi tan grave como la generación espontánea de moscas. Porque la crisis no suena en nuestras orejas, no aparece de pronto y sin avisar y no nos quita el sueño. Al menos no físicamente. Otra cosa bien distinta es que tengamos pesadillas con la crisis. Pero soñar es gratis y ella no tiene la culpa de protagonizar sueños ajenos.
La mosca okupa libremente los 4 o 5 metros cúbicos de aire que puede haber en mi cuarto. Digo 4 como quien dice 28, no tengo la menor idea de cuánto volumen ocupa un metro cúbico. Vale, sí. Un metro, por un metro por un metro. Hasta ahí llego, que hice bachiller de ciencias (sin resquemores para con los lectores de letras). Pero, ¿cuánto es eso? Porque yo mido 1'65, o sea que más o menos mi ombligo está a una altura de un metro del suelo, ¿no? Así que bueno, esa distancia al cubo... Si el techo está a menos de dos metros y caben varias Cristinas hasta el ombligo tumbadas... Porque el techo no está más alto que dos metros, ¿no? ¡Ay, bueno! ¡No sé! En definitiva, aquí hay muchos metros cúbicos de aire. Unos 4 o 5, ya te digo. Y una mosca. Que merece morir. Que me ha costado ya varios tochitos de apuntes arrugados y que, la muy voladora, huye cada vez que cojo algo con que matarla.
Esta es la España que me ha dejado Zapatero. Recuerdo, cuando yo era moza, que las moscas sólo venían en verano. ¡Qué tiempos aquellos! Y todo esto era campo, incluso mi blog. Já! Mi blog eran llanuras de 0 y 1 sin ordenar. Luego llegó la civilización a Matrix y todo se fue a la porra. O no. Porque yo hoy desayuné porras, y lo cierto es que estaban deliciosas. Y sin civilización lo más probable es que hoy hubiese desayunado gachas o algún otro plato de nombre pastoril y aspecto papilloso. ¡Con lo bueno que está el ColaCao! Sin ser negritos del África Tropical o siéndolo, da igual. El ColaCao (y el Nesquick y el Cacaolat y el Toddy y cualquier otro polvo marronuzco de sabor chocolateado, que no quiero yo pecar de discriminadora) está delicioso. Es lo que desayunaré mañana. Hoy, más bien. Porque, para variar, pasan de las 12 y no me he dormido. ¿Por qué? Pues porque aunque físicamente mi cabeza siga pegada a mis hombros, metafóricamente mi cabeza está en otro lado. O en otra persona. O en otros asuntos. O durmiendo ya, quién sabe. Tal vez ahora mismo esté pensando en ti. Sí, ahora estoy pensando en ti. Si es que tú eres un lector(a) cotidiano de 'este mi blog'. ¿Qué se siente al saber que alguien piensa en ti? Es bonito, ¿no? Supongo que sí lo es. Antes estaba pensando en otras cosas y en otras personas, pero ahora mismo, a las 0:16 mis pensamientos los he enfocado en mis lectores habituales, al menos aquellos de los que tengo constancia por que me dejan comentarios o me hacen '+1' discretos. Discretos porque no son continuos, discretos como integrales discretas, discretos. Pero no porque lo hagan sin que nadie se dé cuenta, sino porque lo hacen de vez en cuando.
Mi cabeza no está donde tiene que estar (repito, son metáforas, nadie me ha amputado mi extremidad más preciada ni tampoco he muerto ni estoy en coma ni nada por el estilo) y eso hace que lleguen las 12 y yo recuerde esos deberes que había que entregar para hoy a las 12. Pero los he terminado y por eso ahora puedo irme a dormir. Es curioso. Los libros siempre los termino con amargura, con melancolía por dejar de llevar a esos personajes conmigo a la cama cada noche. Los deberes, sin embargo, los termino con una felicidad exuberante. Con una alegría y un gesto radiante. ¿Por qué será? Pues supongo que por Unicef, otra razón no hay, ¿verdad, Mou?

martes, 6 de diciembre de 2011

Sobre clavos, cuadros y demás enseres de la vida.

Yo cuando veo que una chica vuelve una y otra vez con el mismo chico, que le ha hecho daño y se lo sigue haciendo. Bueno, o un chico. No te vayas a creer. Los chicos también vuelven a veces una y otra vez con la misma chica que les pisotea. Yo en esos casos me imagino su relación como un clavo ardiendo. ¿Sabes? Y los imagino aferrándose a este clavo. Un clavo al rojo vivo, duele al cogerlo, pero lo agarran fuerte, sin dejar que se vaya. Con las dos manos, soportando las ampollas que les aparecen, aguantando las lágrimas y haciéndole creer al resto del mundo que su clavo les gusta y que todo es purpurina y mariposas. Porque quieren a ese clavo. Y bueno, de vez en cuando lo sueltan o lo tiran al suelo o se les cae entre lágrimas de dolor. Porque ya no podían sujetarlo más. Al fin y al cabo, sujetar un hierro candente sólo causa heridas. Lo mismo el clavo, enfadado porque lo hayan dejado caer, les cae sobre el pie antes de irse a un rincón del suelo y esperar. O lo mismo es el clavo el que decide que esa chica o ese chico no merece su compañía tan 'maravillosa' y se desliza fuera de sus manos; para alivio de los amigos y familia del sujetador y para depresión total del chico o chica. El clavo desaparece, y todos nos alegramos.

domingo, 4 de diciembre de 2011

BSO

Caminaba acompañada únicamente de la banda sonora de sus pasos. Del tic tac de su corazón. Del vaivén de su sonrisa. Caminaba por una ciudad desierta, llena de extraños que deslizaban la mirada sobre ella, como quien pasa de largo ante una papelera o una farola. Toc-toc, toc-toc. Toc-toc, toc-toc. ¿Era su corazón lo que se había acelerado al subir esa cuesta? ¿O era su caminar el que aumentó la rapidez en la bajada? Dicen que a la vida le falta banda sonora. Canciones de fondo en los momentos más importantes. Ella no lo veía así. Le gustaba escuchar los pequeños sonidos que oferta una ciudad bulliciosa a las 6 de la mañana. Unos tímidos pájaros que le pían al sol y que buscan ramas para hacerse un nido, un coche despistado que ralentiza la marcha buscando parking o leyendo los nombres de las calles. Semáforos en rojo sin voz ni voto en unas calles sin vehículos ni transeúntes. Algún que otro fiestero trasnochado que no encontraba la cerradura. Madrid de madrugada. Ella caminaba frotando sus manos, para que no se le congelaran. Y con ese movimiento también colaboraba en la orquesta del día a día.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Sobre nada, un poco.

Estaba pensando que hace mucho que no escribo. Bueno, mentira. Estaba pensando que hace mucho que no me decido a compartir lo que escribo. No me termino de convencer con lo que digo. Y claro, si ni yo estoy convencida con un texto, mucho menos lo estaréis los extraños o conocidos que me leáis. Así que he venido, porque me han entrado, de nuevo, muchas ganas de escribir. Y me he quedado un rato mirando la ventanita en blanco. Con dos ideas rondando mi cabeza y sin decidirme a escribir ninguna. ¿Un texto de denuncia social, más personal, en el que mostrar mi opinión sobre un tema que os importará medio bledo pero me desahogará o mejor un texto de juegos de palabras y absurdos, de los que tanto me gustan a mí? Y claro, no me he sabido decantar por ninguna opción. Así que me he puesto a escribir esto, unas doscientas palabras sin contenido, con continente y sin interés alguno. Y publicaré, más que nada porque me apetece, y como es mi blog pues suelo hacer con él lo que me da la gana. De todas formas, últimamente sólo escribo tuits o frases. Últimamente sólo escribo textos de menos de 250 palabras. Como éste.

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total