Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

domingo, 11 de diciembre de 2011

Estudiando física...

'Los contactos entre los sólidos se establecen a partir de vínculos materiales' ¿No os resulta realmente triste esta frase? ¿Qué querrá decir? Yo lo tengo claro. Viene a decir que si no hay joyas, dinero, flores o demás regalos de por medio, jamás establecerás contacto con otro sólido, quiero decir, con otra persona. O sea, que los vínculos entre sólidos son puramente materiales. Que no importa el interior del sólido, de qué material esté hecho, si es de 'buena pasta' o es un sólido bastante cretino. Que sólo importa el dinero.

Yo que estaba ayer muy estudiosa, cuando leí esto me paré a pensar un buen rato. Porque yo jamás en la vida en ningún momento nunca cuestiono lo que dice un profesor. Nunca, nunca ¿eh? Pero esto... ¡Esto es pasarse! ¡El contacto entre sólidos se establece a partir de vínculos personales, sentimentales, visuales! ¡Lo que une a las personas es una buena conversación, un amor por las mismas cosas, un pasado parecido! ¡Los sólidos estamos vinculados con otros por nuestras aficiones, pensamientos, cariños, gustos en común!  ¡No por el dinero! Yo no estoy vinculada a ningún sólido a través de un vínculo material. Ni querría estarlo. ¡Qué vida tan triste la de los sólidos que conoce mi profesor! Siempre esperando un regalo que les haga vincularse a un sólido mejor.

'Éste me regala un coche... pero aquél otro me quiere vincular con un anillo de diamantes y un vestido de pedrería, así que creo que me iré con el segundo. Que seguro que nuestro vínculo material será más fuerte y duradero si está basado en objetos más caros' ¿Y luego qué? ¿Cuando se acaben los objetos por comprar qué? ¿Cuando se llegue a ese estado de aburrido desinterés por los bienes materiales qué? No lo sé. Porque yo no me vinculo materialmente. Y creo (espero) que pocos lo hacen.

Nos casamos y un objeto materializa ese vínculo permanente. Eso es bonito. Porque primero formamos un vínculo y luego lo sellamos con un bien material. Lo que plantea mi libro de física es lo triste. Plantea que el contacto viene por los vínculos materiales. Que sólo hay contacto si hay un fajo de billetes de por medio. Lo contrario de lo que cualquier película Disney plantearía. Lo contrario de lo que cualquier ser con un poco de sensibilidad querría vivir.

Lo que mi querido profesor no cuenta es cuánto duran estos enlaces basados únicamente en el dinero o en cosas que el dinero puede comprar. ¡Ja já! ¡Le pillé! Ahí se derrumba su teoría. Os lo digo yo. Los vínculos materiales duran el tiempo que tarde el sólido con el que te has unido en encontrar otro sólido con el que crear un vínculo material más sólido. Y con sólido me refiero más caro. Ese periodo de tiempo será mayor o menor atendiendo al lugar en el que hayáis hecho contacto físico, a tu poder adquisitivo y a la capacidad que tenga tu tan querido sólido de encontrar otros sólidos más ricos.

Así que yo, por mi parte y aunque ame la física con todo mi alma, esta parte no me la pienso creer. Porque sí, vale, lo sé. Hay contactos que sólo se establecen con dinero. Hay sólidos que sólo buscan vínculos materiales con otros sólidos adinerados. Pero yo (y espero que vosotros tampoco) no busco eso. Yo busco un contacto jamás basado en un vínculo material. Yo (o al menos mi yo del presente) espero jamás contactar con otro sólido a través de un vínculo material.

2 comentarios:

  1. Me has dejado de una pieza. Lo primero que me vino a la mente al leer la frase de marras fué el recuerdo de un beso. Vale, siempre he sido una romántica, pero entre lo mío y lo tuyo...

    ResponderEliminar
  2. Será que soy una 'antiromántica'. En el colegio siempre me tachaban de 'fría y dura' no sé, todo es posible. Pero creo que más bien, ha sido sólo un día menos pasteloso en mi rutina de pastelosidades ;)

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total