Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 17 de septiembre de 2011

Irónico, ¿no?

Ahora que existe Google Translate, ya no sirven los idiomas para desahogarse sin ser comprendido. Antes yo podía hablar en inglés, y muchos no me entendían. Pero ya no. Ahora todo el mundo sabe inglés, francés, alemán. Y seguro que alguien entiende lo que dices en medio de una conversación. Y ya por escrito, pues mucho peor. Porque Google lo sabe todo. Y basta con hacer copy-paste para saber que esos caracteres árabes del estado de fulanito significan "Vete a la mierda, pedazo de xxxx" y que la entrada de menganita, esa que parece élfico pero probablemente sea hebreo, pues dice que quiere mucho a fulanito y que está destrozada por haberle perdido. Pues mira, para eso escribís en español y nos ahorráis el trabajo a los lectores. Aunque, en el fondo, yo les comprendo. A mí me gustaba eso de poder decir algo y que nadie supiera lo que significaba. Te daba una especie de poder, el poder que otorgan los secretos supongo. El poder de la exclusividad, quizás.
Ahora están los que escriben en idiomas que desconocen totalmente, ya sabes, porque queda muy guay poner tu estado en ruso o en chino cuando no sabes ni decir que sí en ese idioma. Yo suelo escribir en español, que para algo soy española. Aunque a veces sí que escribo en inglés. Sólo cuando estoy pensando en inglés. Cosa que no ocurre muy a menudo. Escribo en inglés cuando recuerdo algún verbo que me guste especialmente o alguna palabra. Squeeze, por ejemplo, siempre me encantó. Y "to fall in love" tiene su punto. Y también escribo en inglés cuando veo que podré hacerme comprender mejor en este idioma.
En el fondo, lo que más me gusta es ser irónica. Adoro la ironía en todas sus versiones. Y adoro los que pillan la ironía y no me dejan tirada en medio de una conversación. Adoro la ironía porque me hace reír, me resulta ingeniosa y porque no se puede traducir. Se pilla o no se pilla. Como el humor negro, la capacidad para ser irónico y entender la ironía se tiene o no se tiene. Como los brazos (que la comparación con las piernas está ya muy vista). Y también adoro el sarcasmo y las metáforas. Y cualquier otro tipo de juego con el lenguaje. Cualquier otra transformación que haga que las palabras cobren un significado que una máquina sea incapaz de darles. Probablemente deberían inventar el Grado en Filología del Sarcasmo y la Ironía, porque muchas veces son una lengua nueva (con permiso de lingüistas y filólogos). Sobre todo deberían inventarlo para todos aquellos desafortunados incapaces de pillar una ironía. Bueno, y también por los que sufrimos a esos desgraciados.

PD: bicheando por internet me he enterado de que se creó un emoticono: (؟) para dar a entender en una conversación escrita que se está siendo irónico. Lo veo ligeramente estúpido, la gracia de la ironía está en pillarla sin que te digan que es ironía. Pero, en fin, así va el mundo. (؟)

2 comentarios:

  1. Intelectuales gracias a google cada día hay más, pero afortunadamente google no ha inventado ningún detector de ironía, por eso sigue siendo maravillosa, porque se tiene o no se tiene, y no hay aprovechados:)
    La seguridad de hablar con alguien y saber que no tendrás que escuchar el "¿Lo dices en serio?" es maravillosa. Yo también amo ser irónico y sarcástico, aunque dicen que no es muy recomendable, que se termina cayendo mal, pero a mí me gusta :)
    Si alguna vez sale ese Grado me pasaré por una clase a probar, puede ser divertido.
    PD: no sabía lo de ؟, pero creo que no voy a usarlo, es más emocionante.

    ResponderEliminar
  2. @Kailer: Sí, es lo que dices. la seguridad de poder soltar chorradas, absurdos o bromas y que no te pongan mala cara o te consideren chiflado. Más de una vez me han dicho que soy borde, ¡pero yo sólo era irónica! En fin, no es grave. No, yo no lo quiero usar, me gusta que me comprendan o no, sin dar pistas xD

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total