Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 17 de agosto de 2013

17 de Agosto, llegas un día tarde.

Se me han atrasado un día las lágrimas, es sábado. Y aunque sé que te quiero, creo que. Creo que llueve demasiado poco para tantas penas como quiero derramar. Y es que aparecen sin previo aviso, ¿sabes? Hacía 4 desarreglos emocionales que no escribía de corazón. Escribo, con el corazón en el pecho y las manos en el teclado, que mi sangre me pone mala y si te hablo con el corazón en la mano yo, me pongo mala.

Dime, ¿qué opinas? ¿Existen los "para siempre"? ¿A cuantas cajas vacías estamos del último para siempre?  ¿Existe el amor? ¿Y qué hay de los sentimientos? ¿Cuántos tequieros me quedan por oír? Y, sobre todo, ¿cuándo dejamos de medir el tiempo en canciones?

Este nudo en la garganta se agarra a las ideas y las mete para dentro. Para dentro. Para dentro. Para dentro. Ya sólo me queda entregarme a los libros y reír, y llorar, y reír, y llorar por personas que no existen.

Lloro, ergo siento. ¿Entonces quedamos en que los sentimientos sí existen? Lloro, lo siento. ¿Lo siento? ¿Cómo puedo saber si lo que siento es verdadero si se repite todos los viernes, sin falta?. Hoy es sábado. ¿Hace eso menos real lo que siento?

Mírame y dime que tus sonrisas no me echan de menos, que (no) te creeré. Que no te querré creer. ¿Cómo? Las yemas de mis dedos sólo quieren pasearse por tu pelo pensando qué forma traerá la próxima nube, pero estos recuerdos se están aglomerando en los ojos y no sé qué hacer para sacarlos.

Lo siento, yo no les dije que hoy fuera un buen día para una visita. Los siento, los recuerdos, en mis ojos. De pequeña me extirparon los olvidos y ahora no sé ya qué hacer. Me ahogo. Me derrito. Me consumo. ¿Me extirpas diez litros de pasado, por favor?

Si es así y no llego ni a un cuarto siglo, ¿qué me pasará a los 100?

No sé bien si lo siento. ¿Lo siento? Sé que un día me sentí mal por no sentirme para nada mal por algo que había sucedido. Esa es mi moral. O tal vez sólo otro recuerdo.

Quiero volver a los edredones y los chocolates calientes. Quiero volver a las tardes de lluvia y las noches en vela. Quiero volver a ver las estrellas a las 7 de la tarde, a las 7 de la mañana. Quiero volver a sentir el frío en la cara mientras corro para entrar en calor, para no perder el autobús, para olvidarme de un recuerdo que pretende asaltarme aliándose con las dudas, para tropezar con la piedra, la misma piedra, mi piedra; para reírme como una loca cuando empiece a llover y yo lleve Converse y no tenga paraguas; para que tenga algún sentido hacer pasteles y hornear, con amor, las promesas de un viernes horizontal cualquiera.

Hormonadamente (espero) mía,

Yo.

2 comentarios:

  1. Una obra de arte.

    ¿Cómo puede un conjunto de carácteres transmitir emociones?

    Tú, mujer, demuestras vivir y sentir afecto por los tabúes emocionales. Unido a tus juegos de palabras, que tan bien sabes hacer, has creado una entrada para la historia.

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total