Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 16 de enero de 2010

El mundo

Tranquila, le dijo su amiga, sólo eran tres calvos presuntuosos. Y así pudieron al fin volver sanas y calvas a casa.
Puede que sea sólo una de las múltiples crisis que debemos sufrir los adolescentes en nuestro camino a la madurez, pero últimamente parece que nada tenga sentido.
Al fin y al cabo, ¿qué es el tiempo? ¿De qué sirve todo lo que el hombre ha creado?
La vida sigue su curso: no importa que hagamos presas, el agua llegará al mar; no importa que midamos las variaciones en los temblores, los terremotos continuarán; no importa que inventemos formas de no envejecer, la muerte seguirá dándonos las buenas noches.
Me gustaría hacer algo. Creo que en el fondo mi crisis está producida por mis ansias de megalomanía. Me encantaría llegar a lo más alto, pero no lo hago por el dinero, ni por la fama, puede que en parte por el poder, pero sobre todo lo hago porque me encantaría cambiar el mundo.
A veces me pregunto qué puede llevar a alguien a actuar en contra de sí mismo o de los demás. Y es que si todos tratáramos a los demás como nos gustaría ser tratados las cosas serían TAN diferentes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total