Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 27 de agosto de 2011

Hirsutismo

Nunca decía lo que pensaba. Tenía hirsutismo en la lengua.

¿Qué pasa? ¿Que los que no tienen dos dedos de frente tienen hirsutismo?


No es que no tuviera un pelo de tonto, que eso ya sería un logro. Es que tenía hirsutismo y ni un pelo de tonto.


-No le cogieron por los pelos.
-¡Ah! Casi le cogen entonces, ¿no?
-No, no. Es que tiene hirsutismo, entonces no se atrevieron a cogerle.


-Volveremos cuando las ranas críen pelo.
Y de este modo el chico empleó el resto de su vida en modificar el ADN de las ranas para provocarles hirsutismo.


De pequeño solían recitarle refranes "del saber popular". Se los creyó. "Con agua de mayo crece el pelo". En mayo mantenía el pelo mojado todo el día. Y así fue como nuestro protagonista se lo puso en bandeja a su hirsutismo. No hay pelo que se precie capaz de desobedecer al refranero popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total