Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

martes, 23 de agosto de 2011

¿Dónde están las llaves?

Matarile-rile-rile. Soy madrileña, entre otras muchas cosas. También soy adicta al chocolate, friki, morena, miope… pero creo que nada de esto viene al caso. Quédate con mi ciudad de nacimiento, porque creo que es el detalle que me ha hecho pensar así. Y es que resulta que de Madrid se han hecho muchas copias de llaves. Y nuestro alcalde no para de entregarlas a diestro y siniestro. Y, claro, eso está muy bien. Pero digo yo, ¿qué pasa si las pierden? Porque con tanta entrega de las llaves de la ciudad, seguro que ya nadie lleva la cuenta de cuántas se han entregado. Figúrate que alguien pierde las suyas o les hace una copia sin permiso o se las deja a un amigo: al final el resultado es que no sabemos quién tiene y quién no tiene llaves. 
A mí las mías no me las han dado aún, no sé muy bien a qué esperan, porque ya soy mayorcita para tener mi propia copia, que esto de tener que llamar al telefonillo y esperar que me abran cada vez que entro es un fastidio, pero supongo que será un error burocrático. Típico funcionario del "Venga usted mañana" que ha traspapelado mi copia o que ha escrito mal mi dirección en el sobre. Porque estoy segura de que mis conciudadanos quieren hacerme entrega de una copia. Si alguno me está leyendo, que lo diga por ahí, que mis llaves no han llegado, que seguro que es todo un error, pero que me vendrían muy bien. ¡Ah! Y que no necesito acto de entrega ni nada pomposo, con que me las manden por correo me vale.
En definitiva, yo lo único que venía a decir es que probablemente sea una buena idea llevar un listado sobre quién tiene ya o no sus llaves. Quién las pierde, quién las encuentra o quién las coge sin su permiso. Que si no lo mismo un día nos encontramos con que un botarate entra a robar o se pierde un papel y con tanta gente con llaves de la ciudad, pues no sabremos a quién preguntar. O alguien se come tus yogures Activia, y se te desactivan los intestinos. O alguien se deja el grifo abierto y te hace goteras. Por no hablar del jaleo que supone poner de acuerdo a tanta gente. Que si unos quieren dormir de noche y los otros ponen la tele, que si yo soy vegetariano y el otro ha metido lo que ha cazado en la nevera, que si estoy seguro de que dejé ahí mis llaves y ahora no están... Además que sería nuestra culpa, no del ladrón, porque con tanta llave por ahí repartida se lo habríamos puesto en bandeja lo de entrar a robar. 

5 comentarios:

  1. Una de las mejores cosas de esta ciudad es que siempre está abierta. No te hacen falta llaves e incluso lo que queda de su muralla te da la risa...

    ResponderEliminar
  2. Si tienes que confiar en la burocracia no creo que te lleguen fácilmente xD
    Y últimamente a los ladrones no les dan llaves, sino que ellos son sus propietarios y ellos las reparten.
    Aunque me daría mucha rabia que me robasen las calles o los autobuses :)

    ResponderEliminar
  3. @Almudena: Sí, es una de las cosas que me encantan de Madrid. No importa de dónde vengas, no te sentirás "forastero".
    @Kailer: Hombre, digo yo que será un error. Derecho a llaves tendré, ¿no? ;) Espero que nunca lleguen a robarnos el espíritu de la ciudad ni sus lugares bonitos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Una declaración de amor sin remitente? Me temo que no puedo afirmar lo mismo sobre ti sin saber quién eres.

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total