Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

domingo, 12 de septiembre de 2010

Ellos...

-¡Ah! ¿No te ha pasado nunca? Vas andando por la calle y los ves asomados a su ventana "echando el rato". Desde su posición elevada suelen creer que están a salvo de miradas indiscretas. Miran hacia abajo con un deje de superioridad. Pero como yo ya me los conozco suelo ir mirando al cielo, básicamente para ver cuántos soy capaz de encontrar en una mañana.
-Y, una vez que ves uno, ¿qué se supone que debes hacer?
-Yo suelo quedarme mirándolos fijamente a ver si se sienten observados. Algunos te devuelvesn la mirada durante un rato, incluso con descaro, hasta que uno de los dos cede y aparta la vista. A veces ninguno es capaz de declarase perdedor en este juego eterno de miradas, y entonces comienza un largo intercambio de información sólo mediante la vista. En mi opinión los más divertidos son los que, cuando se dan cuenta de que los estás observando, se sonrojan y se medio esconden, pero continúan su cometido pobremente ocultos tras una cortina o un balcón. Sí. Los gatos pueden resultar muy inspiradores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total