Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

domingo, 19 de febrero de 2012

Ahora.

Ahora es ahora, nunca pasa, nunca llega, nunca viene ni va. El ahora siempre es. Es infinito, constante, efímero, volátil, perenne, intocable. Ahora es ahora, ahora ahora ahora. AHORA. Ahora es siempre. Y nunca. Nunca deja de ser ahora. Ya, en este preciso instante. Vivimos condenados al ahora. Vivimos premiados con jamás salir del momento que estamos viviendo. Vivimos atrapados en un cúmulo de instantes discretos, continuos, veloces y lentos. Un momento constante, siempre es ahora. Ahora empecé a escribir y ahora que termino sigue siendo ahora, pero ¿y el tiempo perdido? ¿Dónde va?

Somos incapaces de salir del presente. Estamos presentes en nuestro presente, a veces en el de otros, enjaulados en un instante temporal que nos rodea y nos oprime y sólo nos deja mirar y atisbar a contemplar qué fue el pasado, qué será el futuro. Sin llegar jamás. Condena o salvación, jamás viviremos el pasado ni el futuro, porque siempre es ahora. Porque ahora es siempre. Porque ahora, ya, ahora jamás pasará. Porque sólo del ahora somos dueños. Porque sólo en el ahora vivimos. Porque sólo el ahora podemos cambiar. Porque sólo tenemos ahora.

Carpe Diem y buenos días.

4 comentarios:

  1. ¿Dónde estás?
    Aquí
    ¿Qué hora es?
    Ahora
    ¿Qué eres?
    Este momento

    ResponderEliminar
  2. Has cogido un buen ritmo de lectura. O tal vez sea que yo este año escribo menos.
    Aquí, ahora, soy este momento. Y en este momento, sólo puedo decir que estudiar no es el plan más agradable para un ahora irreversible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave está en disfrutar de lo que uno hace en cada momento, como yo esta madrugada he disfrutado leyendo tu blog de fin a principio, viendo la lenta involución de tu escritura, de excelente a magnífica.

      Eliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total