Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

jueves, 8 de marzo de 2012

Día Internacional de...

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Buenas noches, si eres nuevo, yo soy mujer. Cristina para los amigos. Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No. Mal, mal. ¿Mujer trabajadora? ¿Qué es eso? ¿Las que cobran fuera de casa? Mal. Erróneo, no estoy de acuerdo. Porque mi madre, créeme, trabaja como la que más. Y no recibe un céntimo por ello.

En realidad no estoy siendo justa. Me informan de que se ha cambiado el nombre. Día Internacional de la Mujer. Vamos, que mis abuelas murieron sin haber tenido este día después de haber criado cada una de ellas a cinco niños. Pero no importa, porque soy mujer y debo sentirme terriblemente feliz de tener un día sólo para mí. Oh, sí. Contemplad mi cara de profunda satisfacción y alegría. ¿La ves? ¿Me ves? Sí, soy feliz. Pero no por el 'Día de la Mujer'. Soy feliz porque cada día tengo más seguro que no tengo derecho a ser infeliz. En fin, esa es otra historia.

Yo es que tengo una opinión. Como todas mis opiniones la tengo con posibilidad de cambio. No me gusta dar las cosas por sentado ni firmar rotundamente. Sobre todo en temas que no pueden ser valorados 'objetivamente' (es decir, todo lo que no sean sumas, restas, multiplicaciones y derivados (y derivadas ;) ). Pero no, no consdero que un día para la mujer fomente la igualdad. Porque yo me considero mujer los 365(366 esta vez) días del año. Sí, aunque me sienta poco femenina a veces por la cantidad de tiempo que paso rodeada de hombres, soy mujer. Porque no comprendo que tenga que haber un día para la mujer, ¿y los hombres? ¿Por defecto son suyos los otros 364 días del año? ¿Se fastidian porque, históricamente, han tenido la vida más fácil?

Sí, soy mujer. Pero lo soy todos los días del año. Lo soy por las mañanas con el pelo enmarañado, legañas y sonrisa de buenos días. Lo soy en la universidad, los días que me pongo falda y los días que me pongo sudaderas más bien varoniles. Soy mujer al salir de noche, al entrar. Soy mujer todos y cada uno de los días del año. Pero eso no me hace ni mejor ni peor. Ni diferente. Soy un ser humano más.

No quiero que una empresa me coja por ser mujer. No quiero que me contraten porque eso les vaya a dar subvenciones después o les vaya a suponer una ventaja frente a Hacienda, que somos todos. No. Yo quiero que, si me contraten, sea porque mi perfil es el mejor para el puesto. Sin importar si mis competidores tienen 2 o 22 años más que yo. Sin importar si son hombres, mujeres, seres reales o imaginarios. O más complejos, con un poco de cada.

Yo quiero que, algún día, una tía que se tire a medio mundo sea calificada con los mismos adjetivos que un tío que se tire a medio mundo. Me da igual si terminan en a, en o o en x. Pero que no sea ella una guarra y él un máquina.

Yo quiero que, algún día, cuando secuestren a una niña o la violen no lleguen a mis oídos de nadie frases como 'es que era una buscona', 'ella se lo ha buscado', 'era una guarra', 'iba provocando', 'eso le pasa por vestir como viste'. Que cada cual pueda hacer lo que quiera siempre que eso no afecte a los derechos de los demás. Y vestir de una manera u otra NO afecta a los derechos de los demás (ojo, vestir. Ir desnudo me parece incorrecto, sobre todo de cara a los niños que no tienen por qué sufrir esa visión de pequeños). Que sí, que yo no lo haría. Yo no visto así. Pero no visto así porque no quiero, y me da igual cómo vistan los demás.

Yo quiero que, algún día, a las mujeres políticas se las deje de juzgar por su labor vestimenta y por su labor política. Que se juzgue sólo sus actos, sólo si son buenas o malas dirigiendo una cartera ministerial o un país. Porque, si bien es cierto que hay un protocolo que cumplir, dentro de la elegancia que se puede esperar de un cargo representativo, todas las demás opiniones me parece que sobran. Yo quiero que lleven bien mi país. Si lo hacen de rojo o de negro me da igual.

Yo quiero que, algún día haya igualdad. Y creo que la igualdad se consigue haciéndonos iguales, no creando elementos diferenciadores como el día de hoy. (Y sí, esta opinión es extrapolable a todos los demás días tontos del año. Tal vez un día me anime y cuente mi opinión sobre ellos, no sé).

Pero eso soy yo, que al fin y al cabo no soy más que una niña pequeña que no ha vivido ni un cuarto de los años que espera vivir. Y, ¿qué sabré yo?

9 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. La paridad no es igualdad, igualdad es elegir al mejor, sea hombre o mujer,juzgándolo sólo por su capacidades y aptitudes, no su sexo. Gran entrada, como casi siempre :)

    ResponderEliminar
  2. like, like, like (si, tres veces)
    - Arianne

    ResponderEliminar
  3. Por desgracia no es de resaltar que un hombre trabaje (aunque en los tiempos que corren...). Pero sí lo es que lo haga una mujer. Así que, cuanto antes desaparezca el dia en cuestión, mejor para todos. Será que ya no hay que celebrarlo ¡ ... ! Y que conste que, como casi siempre, en el fondo estoy de acuerdo contigo

    ResponderEliminar
  4. @Arianne, @Fátima: Gracias a ambas :]
    @Don: Sí, señor. Muchas gracias :)
    @Almudena: Sí. Eso pienso yo. Celebrarlo supone que no hay igualdad. Me alegro que coincidamos en opinión =)

    ResponderEliminar
  5. Una vez leí que "El sueño de la igualdad sólo crece en el terreno del respeto por las diferencias".

    ResponderEliminar
  6. Pues yo creo que tiene toda la razón, quienfuera que dijera eso.

    ResponderEliminar
  7. Es de un libro, "El vendedor de sueños", de Augusto Cury, es una crítica a nuestra sociedad, aportando soluciones... es maravilloso, te lo recomiendo :)

    ResponderEliminar
  8. Me lo apunto para... Después de El jugador, Hamlet (por enésima vez), 1Q84, Sentido y Sensibilidad y un par más que tengo pendientes desde enero. Pero me lo apunto :)

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total