Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

miércoles, 22 de agosto de 2012

Sobre el brócoli y sus usos como antioxidante.

A veces cuando voy caminando hacia casa pienso que mi mente es gaseosa, porque las ideas bullen y chocan unas contra otras sin orden ni concierto.

Como por ejemplo cuando pienso que eres el perfecto levantador de comisuras de los labios. Y lo pienso mientras, inconscientemente, he levantado yo también las comisuras de mis labios. Pero, digo yo ¿qué es la suerte? ¿Existe? ¿Existe el destino? ¿Estamos destinados a que suceda algo o, por el contrario, tenemos en futuro en nuestras manos y todo lo que no hagamos nosotros quedará sin hacer? Los humanos. Tenemos tantas preguntas. ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Yo ahora me pregunto por qué las llaves son de hierro y sobre todo, cómo es que nadie ha prohibido ya Sevilla como ciudad habitable en verano. ¿Cuál es mi temperatura de fusión? No lo sé, pero seguro que anda próxima a los 50 grados. También me pregunto cuándo estará mi cena. Y es que hablar por hablar es bien sencillo. El quid de la cuestión está en decir algo.

¿Y qué es algo? Bueno, algo puede ser cualquier cosa (ejemplo perfecto de hablar por hablar). Algo puede ser el silencio, de los que hablan o de los que matan; algo puede ser un notición o algo puede ser la 4ta Ley de Newton, que será tuya si tú la enuncias.

¿Yo tengo mucha suerte? La gente afirma muchas veces en la vida muchas cosas con convicción. 'Te quiero', 'Te odio', 'Soy muy X', 'Es una Y'... ¿Cómo pueden afirmar las cosas con tanta rotundidad? Y eso que yo soy la primera. Pero claro, luego me entran los ataques de pánico. NADA es cien por cien seguro, ¿o sí? ¿Qué podría saber yo con seguridad? ¿Qué es la seguridad? ¿Hablamos de un 100% de seguridad? ¿Por qué inventamos los porcentajes?

Muchas veces pienso que todo es una invención humana. El tiempo, las distancias, las cantidades... Todo es abstracto y hemos sido nosotros, guiados por nuestras mentes cortas de capacidad de abstracción, los que hemos decidido concretarlo todo. Y hemos dicho que existe el tiempo. A mí el tiempo me parece bastante relativo. Ojalá entendiera perfectamente la teoría de Einstein, que todavía no, pero desde pequeña siempre me pareció que, por poner un ejemplo, cuando mi madre se iba 5 minutos a mirar esas camisas el tiempo pasaba más lento que cuando me decía que en 5 minutos venía y yo tendría que irme del ordenador. Supongo que a mi concepto de la relatividad temporal pudo influirle que, probablemente, mi madre pasara más tiempo probándose camisas del que me dejaba pasar a mí en el ordenador después de varios avisos de 'Cristina, apaga ya'. O tal vez no. Vivo en una época muy confusa, y no sé nada. Ni siquiera sé si no sé nada. ¿Soy ya mejor que Platón?

Ay, la filosofía. Miles de años y aún no nos da certezas. Porque, yo tengo muy claro que existo, pero si llevara la duda sobre mi existencia hasta límites insospechados, ¿acabaría creyéndome que no existo? Suspendo luego existo. O tal vez mejor: 'Suspendo, luego existo'. Y mi existencia sólo sea posible en una realidad paralela en que yo ya he acabado los exámenes. Ay, la filosofía, y ay qué dolor todos los que la ensucian con sus panfletos de salida de secta barata de martes por la mañana.

Es relativo que yo tenga poder sólo sobre dos piernas y dos brazos, pero no sobre los de las personas que están a mi alrededor. ¿Cómo podemos sentirnos tan unidos a alguien como para llegar a desear pasar todos los días del resto de nuestras vidas a su lado (es decir, todo el tiempo que nos quede vivos) y, sin embargo, no ser capaces de saber en qué está pensando. A mí los sentimientos se me hacen muy ideales, en el sentido de imaginarios. Sentimos cosas, pero ¿cómo saber que existen los sentimientos? A veces creo que debería haber estudiado medicina sólo para especializarme en neurología y entender, por fin, el funcionamiento del cerebro humano. Yo respeto tu gusto por la literatura actual, pero donde esté un buen libro con conocimientos por descubrir, vas a perdonar que corra tras él. 

En los países fríos, cuando nieva demasiado se paran las clases. En Sevilla cuando todos nos derretimos demasiado los exámenes siguen. Pero a mí me gustan los retos, cuando termine la carrera pondré que aprobé mis exámenes a 47 grados de temperatura, y mi carrera valdrá más que la de alguien de, por ejemplo, el sur de Francia. Porque, ¡por favor! ya me diréis qué posibilidades tiene en una entrevista de trabajo alguien con un título de un lugar con temperaturas entre 0 y 30ºC con el mío que, en invierno sufre los 0 y en verano casi llega a los 50.

Lo que pasa es que alguien debería regalarme una grabadora para poder contar estas cosas al aire al volver a casa y no tener que guardarlas en la memoria mientras trato de librarme del aplastante yugo ejercido por la rutina. Ya olvidé la mitad de lo que dije que iba a escribir al bajar la cuesta, y es que el tiempo de la ducha, la cena, la preparación de los apuntes y el blábláblá nubla la mente de cualquiera. (Y que hoy dormí más bien poco, para qué engañarnos).

Así que nada, voy a dejar de decir tonterías para proceder a soñarlas. Rezad por mi TOC ortográfico, para que se me quite y por el aprobado de mis exámenes. Pero sobre todo no dejéis de divagar sobre la relatividad del tiempo, del espacio, de la sociedad y de todo lo que nos rodea. Salvo del brócoli. El brócoli es lo único seguro en este mundo.

4 comentarios:

  1. Por si te sirve de consuelo (que no creo), los neurólogos no tienen ni p idea de cómo va el cerebro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso hablé mucho antes de verano con una amiga que hace medicina. Si no hiciera ingeniería, yo hubiera hecho neurología. Aunque no se sepa apenas nada, la creación de ideas, de pensamientos, de sentimientos... Todo eso me resulta tan mágico, tan interesante que no sé cómo podría vivir años sin empaparme de todo lo que se sepa sobre el tema.

      Eliminar
  2. Magnífico. Muchas de las preguntas importantes están ahí. La ironía estupenda. Algunas ya están, creo, contestadas; la mayoría no. Te has superado. Aunque un comentario detallado sería tan largo o más que el propio post, por lo que no es este su cauce adecuado. Me ha encantado.

    José ( ccbaxter )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José. Siempre me sacas una sonrisa :) Me alegro que te haya gustado.

      Eliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total