Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

martes, 19 de marzo de 2013

De los mocos y otras desgracias.

¿Para qué voy a drogarme pudiendo acatarrarme y sentir los mismos efectos? En el fondo soy una drogadicta. Padezco una terrible adicción. Porque las adicciones se padecen, no se tienen. Se sufren, son malignas. Yo tengo...
¡Celulosadependencia! Así es. No paro de consumir pañuelos, kleenex, servilletas, rollos de papel higiénico, rollos de papel de cocina, folios... Bueno, los folios los utilizo, no me los como. A un ritno de tres paquetes de pañuelos entre las 8 y las 12 de la mañana me atrevo a decir que lo mío es grave.

Y es que lo peor de mi adicción es que empezó sola, por tontería. ¡Malditas bajas presiones! Un día hace un sol radiante y te pones sólo una camiseta, un jersey, un abrigo, una bufanda, pantalones y botas, con doble calcetín. Y crees que vas bien para el frío. Peeeeero, ¡por la noche hace más frío! Y entonces vienen ellos, los culpables de todo: Los mocos #mocos. Los mocos son unos seres viles y despiadadamente pegajosos que se instalan en la nariz, la garganta, los Kleenex, la papelera, tu boca, tu faringe y si te distraes también en todos los demás trozos de celulosa que tengas por ahí.

A los mocos hay que echarlos a base de descanso y cama. Pero eso es un gran problema. De mi cama de 1.5 m siempre me había gustado poder rodar de un lado para otro. El problema es la ansiedad que te entra a eso de las 3 de la mañana cuando te desvelas, tienes mocos y de pronto no encuentras en rollo de papel abrazada al cual te habías quedado dormida. A las tres de la mañana no se abren los ojos, la gente de bien, al menos, no los abre. Así que, entre la oscuridad de la habitación y la de tener los ojos cerrados por poderosas legañas que sueñan con que te vuelvas a quedar dormida en cuanto te tumbes, tocas las sábanas, levantas los edredones, la almohada, metes el brazo entre la sábana y el edredón y buscas, con más o menos éxito el papel.

El papel al cual pretendes trasladar tus mocos. Venid, pequeños, haré vuestra vida mejor. Os subís aquí, luego os lanzo sin mirar a la papelera y todos felices. ¿Cómo es que los mocos se reproducen tan rápido? ¡¿No les da vergüenza hacerlo con tanta rapidez, tanto ahínco y a plena luz del día?! ¿Tú de mayor quieres ser moco?

Yo sólo sueño con el día en que pueda volver a Acatarrados Anónimos y decir eso de "Hola, me llamo Cristina y llevo 30 días sin moquear ni usar pañuelos. He logrado dominar mis mucosas rebeldes y todas las que ahora gobierno son recatadas y pulcras, así como obedientes" ¿Cuándo crees que dejaré de moquear?

Dice mi madre que todo es culpa mía por haber ido a cantar ¡un día como ayer por la noche! Dichosas responsabilidades. He faltado un día a clase y ya me siento ni-ni. En el fondo soy consciente de que soy una enferma insoportable, menos mal que ahora no es (tanta) fiebre. La fiebre, eso sí que es terrible.

Y el dolor de garganta. Siempre que me duele la garganta y luego se me cura a los 5 días y vuelvo a tener ganas de comer, me prometo acordarme de lo terrible que es el dolor de garganta (las placas de mocos en la garganta) cuando esté sana, para así valorar más la comida entonces. Y no te creas, suelo hacerlo. Hoy, por ejemplo, he desayunado dos colacaos con cereales, luego un sandwich vegetal a media mañana; cocido con garbanzos y pollo y caldo de comida, con otro colacao y un kiwi; un plátano y de cena dos quesadillas y otros dos colacaos. Porque estoy contenta de poder tragar sin morir del sufrimiento. Y porque la comida es un placer fácil.

La comida es el placer rápido. Comes, mmmm ¡qué rico! Y luego ya te olvidas y quieres volver a comer para recordar lo bueno que estaba. la literatura es el placer a largo plazo. Empiezas, te enamoran los personajes, no quieres hacer más que leer, terminas y sufres porque no haya más libro. Ah, bueno, puede que entonces la literatura sea también placer a corto plazo.

En tal caso el placer a largo plazo es estudiar, porque los aprobados nos alegran a todos. Y con esto y un rollo de papel menos y 15 estornudos, voy a dejarte para tratar de dormir, o al menos para intentar recolocar mis mocos en una posición que me permita respirar estando horizontal y todo antes de las seis de la mañana.

Cuídate y, ya sabes, extrae siempre el pen drive con seguridad, que no querrás luego un virus como el que yo tengo.

2 comentarios:

  1. Tu Quoque, Crasmir?
    Mejórate, que te entiendo perfectamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :] Quería esperar y poder responder con un 'ya no moqueo', pero dado que ese día no llega, responderé ahora con un 'ya no moqueo, tanto'.

      Eliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total