Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 9 de octubre de 2010

Muchas veces

-¿Qué tal?
-(Hecha una mierda) Muy bien! ¿Y tú?- seguro que ha notado mi tristeza.
-Me alegro. Yo muy bien. ¿Sabes? He empezado ya con eso que te dije que...
(Asiento y dejo de escuchar) Probablemente sea mi culpa, pienso, es que miento tan bien que nunca nadie se da cuenta de cuándo me encuentro mal. Pero estoy llegando a la conclusión de que eso no es para nada una virtud.
La conversación sigue su cauce. Llego incluso a interesarme por sus problemas. Y me los cuenta, y le consuelo. Y luego, cuando ya se siente mucho mejor se va. Tiene muchas otras cosas que hacer. Tiene que estudiar. O ha quedado para salir. O probablemente sólo se siente mejor y quiere seguir disfrutando la vida después de ese chute de autoestima que le he proporcionado. No me importan mucho sus razones, el caso es que yo sigo igual.
Nunca hay ningún "¿Seguro que estás bien?" "Si te pasa algo cuéntamelo, ya sabes dónde encontrarme". Nunca escucho ningún:"No, no estás bien y se te nota en la voz/cara/ojos"
Parece que soy tan buena actriz que hasta mi cara muestra cosas que no siento.
Pero, en el fondo ¿a quién le importa de verdad? ¿Le importo algo a alguien? Eso espero, pero no puedo volcar todos mis problemas en personas que ya tienen sus propios problemas. Me parece injusto. Así que me tomaré un par de tabletas de chocolate más y me iré a dormir. Mientras duermo la vida parece tan sencilla que a veces tengo ganas de no despertar jamás.

2 comentarios:

  1. Si eres como yo, de los que nos cuesta decir "no, no estoy" poca gente se dará cuenta de que estás mal. Creo que es un sexto sentido que sólo tienen las madres y pueden desarrollar aquellas personas que te conocen mucho, y a veces ni eso, y terminas guardándotelo todo. Y es lo peor, porque acabas explotando.
    Me encanta la frase "Mientras duermo la vida parece tan sencilla que a veces tengo ganas de no despertar jamás." irá a mi colección particular, con tu permiso :)
    Me estoy leyendo estas últimas entradas y casi todas expresan lo que yo no sé ni expresar ahora mismo, son todas geniales, y aprovecho en decírtelo aquí por no abusar.

    ResponderEliminar
  2. Sí, a veces cuesta. Ya no recordaba estas entradas. Luego encuentras alguien a quien sí puedes decirle que estás fatal, y todo cambia.
    Te regalo la frase, toda para ti :)
    Me alegro mucho que te gusten =)

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total