Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

lunes, 6 de diciembre de 2010

Recuerdos con olor a naftalina.

Sacados de lo más profundo de mi ser.
Recuerdos que duelen o que hacen reír.
Recuerdos que provocan arrepentimiento o rabia.
Recuerdos inmejorables o recuerdos que nunca quisiste recordar.
Recuerdos que provocan nostalgia, que te sacan una sonrisa sin saber muy bien por qué o que te dejan indiferente.
Recuerdos que evocan un pasado que no creíste tener.
Recuerdos que hacen llorar aunque los hayas recordado ya miles de veces.
Recuerdos compartidos. Y el recuerdo de recordar esos recuerdos.
Recuerdos para el olvido.
Recuerdos con olor, sabor, sonido o textura.
Recuerdos con voz propia o incluso con sonido de fondo.
Recuerdos por los que harías cualquier cosa.
Recuerdos que nunca llegaste a tener.
Recuerdos que creíste olvidados.
Recuerdos que no sabes cómo pudiste olvidar.
Recuerdos con olor a hospital. Los más dolorosos.
Recuerdos de ayer y de hace años.
Más o menos antiguos. Más o menos bonitos. Más o menos detallados. Más o menos olvidados.
Pero recuerdos al fin y al cabo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total