Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

viernes, 21 de enero de 2011

Me faltas...

Me faltas. Cuando tengo una alegría tan grande que sólo quiero reír durante horas y llorar de placer. Me faltas por las mañanas cuando no quiero despertarme y enfrentar un nuevo día sin poder contarte cómo fue todo. Me faltas cuando voy sola en los autobuses, pensando y sin querer algo me recuerda a ti. Me faltas todas y cada una de las veces que alguien te menciona. Me faltas a la hora de comer, cuando como tus platos típicos. Me faltas cuando te veo en fotos y cuando descubro vídeos en los que tú sales. Me faltas al hacer galletas de nata y al tomar panetones. Me faltas cuando canto esas canciones que tanto te gustaba escuchar. Me faltas al hacer ganchillo. Me faltas cuando las tecnologías y mi querencia a no perder las esperanzas nunca hacen que te crea aún viva. Me faltas por las noches, cuando antes de irme a dormir vienes a mi cabeza. Me faltas cuando eres tema de conversación y tengo que hacer uso de una fuerza hercúlea para no echarme a llorar. Me faltas cuando veo la tele y pienso en lo que tú dirías. Me faltas cuando ya no llamo a los abuelitos para contarles tal o cual, ni pido a los abuelitos que recen por esto o aquello, si no sólo al abuelito. Me faltas cuando por error te menciono y me doy cuenta de la irreversibilidad de los hechos. Me faltas cuando despierto y me doy cuenta de que sólo estabas en mi sueño. Me faltas cuando soy incapaz de creer que no vas a estar más. Me faltas y nos faltas. Nos faltas a todos. No voy a mentir, no me faltas a todas horas, eso sería imposible. Pero me sigues faltando. Hayan pasado 2 días o 4 años, me faltas.

2 comentarios:

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total