Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

domingo, 13 de febrero de 2011

Azahar

Existe una cosa llamada suerte. Algunos la llaman azar. Algunos incluso la llaman azahar. Potra, chiripa, chorra, chamba, fortuna. Sino, hado, destino, coincidencia, casualidad. Hay nombres para todos. Pues bien yo tengo mucha suerte. Tengo mucha suerte porque tengo unos padres de escándalo. Hasta hoy nunca había considerado que se pudiera sentir vergüenza de tus propios padres. No digo vergüenza adolescente de que "no me vean con mi madre" (esa nunca la sentí, yo nunca le di importancia a esas cosas, pero aún así siempre la he considerado "natural"). Me refiero a vergüenza como el deseo de tener otros padres. En las películas sí, muchas veces los padres eran malos, pero nunca me había parado a contemplar la posibilidad de que esos fueran los míos. Yo tengo mucha suerte porque mis padres son buenos. Tan buenos que rayan en tontos. Naive para los angloparlantes. Tengo mucha suerte porque en 18 años nunca me he sentido mal por algo que ellos hayan hecho. Nos hemos enfadado, mil veces mil. Pero nunca han hehco nada que me hiciera pensar en que los padres pudieran no ser un modelo a seguir. Nunca había pensado ¿qué pasa si tus padres son malas personas? ¿Qué pasa si son unos egoístas, unos ladrones, unos hipócritas, unos mentirosos?
Y hoy he llegado a la conclusión de que puede pasar, puedes tener la terrible desgracia de que te toquen unos padres malos. Y como me he dado cuenta de que yo en ese sentido he tenido suerte, pues he sentido la necesidad de ponerlo por escrito. Puede que me leas y pienses que soy una completa imbécil, pero piensa que tal vez tienes más cosas por las que dar gracias de las que crees. Yo hoy sé que tengo suerte por mis padres. Sé que tengo suerte por muchos otros motivos, pero esas ya son otras historias. Y merecen ser contadas en otras entradas.

3 comentarios:

  1. Lo que es seguro es que tus padres tienen mucha suerte por tenerte a ti como hija. Y no creo que tus padres sean tan "naïve" como crees, posiblemente dominen el arte de parecer que no saben nada y no se enteran de nada para que tú puedas disfrutar de tu libertad. Los buenos padres muchas veces se tienen que hacer los tontos para que sus hijos sean felices.

    ResponderEliminar
  2. Ahh, pero mis padres sí son inocentes a la hora de tratar con los demás. De buenos rayan en tontos, y muchos les toman el pelo. Pero igualmente les queiro mucho :)

    ResponderEliminar
  3. Probablemente tus padres tienen la suerte de tener unos hijos maravillosos cosa que hace muy fácil ser padre y probablemente muy probablemente no llegue a tocarles nunca más la lotería porque ya les tocó 5 y el complementario al tener los mejores hijos que se puedan desear

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total