Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

lunes, 28 de febrero de 2011

184 días

Seis meses. Parece mentira, ¿no? El tiempo vuela, y sino que te lo hubieran preguntado a ti entonces. Seis meses que se me han escapado de las manos. Seis meses en los que he llorado, he reído, he saltado, he corrido, he aprendido y he sobrevivido.
Y sigo viva, y cada día soy un poco más feliz. Pero eso no evita que siga pensando del mismo modo que cuando escribí esta entrada. Y es que aunque en su momento pareciera difícil, la vida sigue. Y ya hemos superado las primeras Navidades en tu ausencia. Y vamos camino de la primera reunión familiar sin ti. Una comunión más. Era la última ya. Pero ya da igual, porque no estás y no se puede remediar.
A veces me da pena que no hayas podido ver determinadas cosas. Porque esto de la irreversibilidad de las cosas yo no lo tenía demasiado claro hasta hace un par de años. Y ahora ya lo tengo asumido. Pero pienso que no se puede hacer nada, y que no merece la pena apenarse por motivos que no podemos solucionar. Lo mejor es seguir adelante, porque la vida es bella. Y aún me quedan mil cosas que hacer antes que ponerme triste hoy.
Me descubro escribiendo con la esperanza de que lo leas. Y una parte de mí se ríe de mi inocencia. Claro que no lo vas a leer. Eso es imposible. Y es ridículo pensar que lo harás. Pero siempre sentará bien poderte hablar desde aquí, y soñar con que en algún momento lo leerás o nos escucharás hablar y  sólo con nuestras palabras te saquemos una sonrisa allá donde estés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total