Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

jueves, 25 de noviembre de 2010

La entrada número 100

Debía ser la entrada perfecta. Ni muy larga ni muy corta. Una extensión agradable a la vista, que no dejara con ganas de más pero que tampoco abrumase. Un tema que no levantase tensiones, pero que a la vez dejara las cosas claras. Dirigido a todos y a nadie. El perfecto punto medio de todo. Y al final ha acabado siendo sólo esto, un pequeño texto diciéndome lo que debería haber escrito y no se me ocurrió. Te dejo un poema de recuerdo, pero sentíos libres de usarlo, que por lo menos mi entrada esté dirigida a todos. ¡Ah! Antes de que se me olvide, a mi adicción a los regalices y las uñas pintadas ahora hay que añadir la adicción a los emoticonos, pero de esta última prometo tratar de desengancharme tan pronto mi infantilidad lo permita.
Ahí lo dejo, espero que os guste:
Me aspiras.
Me inspiras.
Me expiras.
Muero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total