Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

lunes, 10 de octubre de 2011

Ella

Ella sólo buscaba un hombro sobre el que llorar, una sonrisa que contemplar y una compañía que disfrutar. Buscaba palabras dulces al oído, consejos en momentos decisivos y la verdad cuando el resto le regalara los oídos. Ella sólo buscaba una mano que sujetar en sus largos paseos por la ciudad, un brazo sobre el que apoyarse al estar cansada y una mente que admirar. Ella buscaba unos abrazos de los que devuelven el calor al cuerpo, una caricia que limpie las lágrimas que caen y las que no han caído todavía y unos labios que siempre sepan qué decir. Ella buscaba una sudadera grande para las noches de fiesta en que acabe haciendo frío, buscaba una mirada sincera, unos ojos hipnóticos. Ella sólo buscaba olvidarse del resto del mundo, irradiar una felicidad incontenible, sumergirse en su propia historia con final feliz. Ella sólo buscaba conversaciones de seis horas sin un minuto de aburrimiento, perder el tiempo a su lado y que el tiempo no pareciese perdido sino más bien aprovechado. Ella sólo buscaba enamorarse, de una vez, para siempre.

7 comentarios:

  1. Acabas de describir exactamente lo que estoy buscando.

    — Arianne

    ResponderEliminar
  2. El texto tenía otro final, pero por algún motivo acabé por ponerle este. Creo que es lo que todos buscamos.

    ResponderEliminar
  3. Y yo es lo que tengo :)

    ResponderEliminar
  4. Pues considérate afortunad@, es lo mejor que puedes tener :)

    ResponderEliminar
  5. ¿Y si estás con alguien así, y se va? No porque no te quiera, que lo hace, y muchísimo (así, como tú describes aquí, y mejor incluso) sino porque en su caso es mejor estudiar en el extranjero.
    Y tú lo aceptas, y lo animas, porque le hace feliz y eso es lo que tú más más deseas en el mundo, que sea feliz, y porque no le dirás jamás que se quede, porque supondría atarlo, a ti, aquí, y tú no quieres eso para él... Aunque te diga que le importas, tanto como para asegurar que esa universidad en cuestión no le hace tanta ilusión - mentira, tú lo sabes, lo ves en esa carita tan adorable, en sus ojos (aunque suena a tópico es cierto), en su media sonrisa escondida, cuando habla de ese sitio- y que se quedaría, por ti, sin dudarlo, sin problemas. Pero no vas a pedírselo, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  6. Perdona la parrafada, pero me ha salido así, tu post me encanta, todo lo que dices, es fantástico, y Internet es una buena forma de "desahogarse sin ser visto".
    En fin, adoro tu blog, gracias por ser tan maravillosa, desde que lo descubrí estoy enganchadísima, y tengo tantos post que leerme... pero lo dejaré para cuando acabemos los exámenes, lo prometo :)

    ResponderEliminar
  7. @Anónima: ¡WOW! Gracias a ti por todos esos cumplidazos. Me sonrojas. Si estás así y se tiene que ir, será para bien. Tal vez vuelva y tal vez no, sea como sea si estabais así, y pase lo que pase, siempre quedará un buen recuerdo :) Obviamente, no vas a pedírselo, aunque te gustaría estar todos los minutos con él, haciendo nada, hablando, paseando, riendo. Pero no vas a pedírselo, porque sabes que no debes.

    De verdad, me alegra mucho, mucho que te guste tanto. ¡Y mucha suerte con los exámenes!

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total