Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

sábado, 14 de enero de 2012

¿Cara o cruz?

Digamos que hoy es 14 de Febrero en Canarias. O en NY. Ella viste abrigo y él va como siempre. Se ven. Se cruzan. Cruzan miradas. No cruzan una sola palabra. Cruza los dedos, tal vez te hable. O te cruce la cara. Y ella entrecruza sus piernas. Quiere cruzarse contigo, del verbo tener hijos. Y hacerse mayor a tu lado haciendo punto, de cruz.

El tiempo no corre a ritmo constante cuando se cruza en tu camino el peso del recuerdo. Y la cruz que acompaña el ejercicio dice que está mal, muy enrevesado. Muy poético. Mucho más simple sin tantas cruces y sólo un par de rayas, eso sí que sube (la nota).

Cruza la calle, se cruza a otro extraño. Ella viste abrigo y él lleva un libro en la mano. Se ven. Se cruzan. Cruzan miradas. No cruzan una sola palabra. Cruza los dedos, tal vez te hable. O te cruce la cara. Una sonrisa torcida se cruza en su camino. Crucemos palabras. Al oído, piensa. Crucemos susurros. En mi boca, quiere gritar. Siguen andando. Y ella entrecruza sus piernas. Quiere cruzarse contigo, del verbo tener hijos. Y hacerse mayor a tu lado haciendo punto, de cruz. Quiere echarse a cara o cruz con el destino los años de vida que le quedan. Quiere ganar la guerra del vivir de brazos cruzados.

Cruza la calle, se cruza a otro extraño. Ella viste abrigo y él...

Cada cruce con un extraño la misma historia. ¡Qué cruz la suya!

4 comentarios:

  1. Pues a mí me sigue gustando cruzarme.

    ResponderEliminar
  2. Original. Divertido. Claro. Me ha hecho gracia especialmente lo de "Quiere cruzarse contigo, del verbo tener hijos"

    ResponderEliminar
  3. @Almudena: Gracias. Es una de las acepciones más bontias de cruzar :)

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total