Mi blog.

Dentro de muchos años entraré aquí y será mi particular baúl (digital) de los recuerdos (no digitales).

domingo, 22 de enero de 2012

Tele

El tiempo se mide en canciones. Y la distancia en horas o euros. O dólares si me apuras.
 
El tiempo se mide en dinero. ¡Qué polivalencia del dinero! El tiempo se mide en euros que ganarías si, en vez de estar haciendo tal cosa hicieras tal otra. Y en canciones. En las cuatro canciones de 3 minutos que separan la parada de mi casa o las 15 canciones que me da tiempo a escuchar antes de bajar del primer autobús. Y la distancia. En horas. No vives a 500 kilómetros. Vives a dos horas y media de mí. Tengo amigas viviendo a media hora en coche, a tres horas en tren o incluso a dieciséis en avión. Y es en eso en lo que mide la distancia. En eso y en dinero. Porque las dos horas y media cuestan cien euros. Y si sólo quieres pagar 30 euros la distancia serán 6 horas la ida y otras seis la vuelta. Y las 12 o 16 horas de avión son unos 1000 euros. Ida y vuelta. La vuelta también se incluye en el precio de la distancia. ¿He hablado antes de esto? Me suena que sí. ¡Ay! ¡Qué cara sale la distancia! Ojalá fuera tan fácil de salvar como las princesas de largas melenas secuestradas en torreones allá por la Edad Media, con mayúsculas.


Yo de mayor quiero que inventéis el teletransporte.

2 comentarios:

  1. No hay problema. En el CERN ya están en ello. Cuando tus nietos sepan de este post, se reirán del significado de la distancia "en tus tiempos"...

    ResponderEliminar

Los quarterbacks y animadoras del blog:

Páginas vistas en total